Helado de vainilla 2.0

Sí, sí!! Helado de vainilla 2.0, porque el verano pasado preparé helado de vainilla que resultó muy bueno, pero es que lo de este helado no tiene nombre, la cremosidad y el sabor que tiene es extraordinario, delicioso y podemos, además, comerlo solo o utilizarlo para acompañar nuestros postres: una tarta de manzanas, un brownie de chocolate, mi querido m’hanncha, o sencillamente fresas, piña, mango… en un bol con una bola de helado y a disfrutar!

helado de vainilla

La preparación es la básica de un helado crema, preparamos una sencilla crema inglesa aromatizada y luego solo hay que dejar enfriar y enfriar hasta que nuestra crema se haya convertido en una delicia helada, cremosa y muy sabrosa.

HELADO DE VAINILLA 2.0

Ingredientes

1/2 litro de leche

1 vaina de vanilla de Madagascar

1/2 cucharadita de extracto de vainilla bourbon de Madagascar

150 gr de azúcar blanco

50 gr de azúcar invertido

6 yemas

250 ml de nata

Preparación

Abrir, en primer lugar, la vaina de vainilla y extraer sus granulos. En una cazuela llevamos a ebullición la leche con la vainilla y el azúcar invertido. En el momento que empiece a hervir, paramos el fuego y dejar infusionar la vainilla unos diez minutos.

A parte, en un bol a mano o con barillas eléctricas, batir las yemas con el azúcar durante 3-5 minutos, hasta lograr que blanqueen.

Volvemos a llevar la leche a fuego y cuando hierva verter un poco de esta leche sobre la mezcla de huevos y azúcar e incorporar completamente, verter el resto de la leche y cuando lo hayamos mezclado, volveremos a poner toda la mezcla en la cazuela y de nuevo al fuego, mínimo, y remover sin parar con una cuchara o espátula. Esta mezcla ya no debe volver a hervir, lo correcto es que no sobrepase los 83ºC, así que si tenéis termómetro podéis usarlo perfectamente para encontrar el punto justo de temperatura, si no lo tenéis no hay problema, como estamos removiendo todo el tiempo veremos que la consistencia de la crema va cambiando, cuando esta no se vea tan líquida y empiece a impregnar la cuchara y dejar una fina capa, estaréis llegando a su punto, dejad espesar un poquito más y ya lo tenéis listo. Truqui: si cuando levantáis la cuchara pasáis el dedo índice y queda marcado en la cuchara y el resto de cuchara impregnada de crema, ahí lo tenéis!

Retirar del fuego y quitar la vaina vainilla de la mezcla, seguimos removiendo y añadir poco a poco la nata, suavemente y sin dejar de remover para no perder nuestra consistencia. Enseguida la crema bajará de temperatura al haber añadido la nata a temperatura ambiente.

Dejar enfriar completamente, yo os recomiendo cambiarlo de recipiente en cuanto acabéis de incorporar la nata, por eso del calor residual que queda en las cazuelas (las mías son con el culete gordico y mantienen mucho el calor, así que lo puse directamente en el recipiente donde lo iba a congelar después).

Helado de vainilla

Tanto si tenéis heladera como si no, podéis realizar perfectamente el helado en casa. Con la heladera hacéis como indique el fabricante, normalmente dejar enfriar muy bien, incluso un rato en el congelador y luego pasar a la heladera para que ella lo vaya congelando. Si no hay heladera, no pasa nada!! porque congelador sí tenemos, así que lo metemos en nuestro bol, recipiente, tupper y lo dejamos un par de horas tranquilito, que vaya cogiendo frío; luego, con reposos largos, lo sacamos y lo vamos removiendo de vez en cuando, las paredes y superficie congelan primero, así le vamos danto textura a todo el helado durante su congelación.

Se conserva perfectamente cerrado 15 días en el congelador, no durará tanto… asegurado!

En unos días os voy a traer las tablas de equivalencias para los sorbetes como el de fresas, nos vamos a volver locos devorando helados caseros!!

Anuncios