Queso fresco casero

Cuando vi esta receta hace unos días no dudé un segundito… al día siguiente fui a comprar lo que me faltaba para realizarla y a ello me puse…

quesofresco

Ayyy, cuánto había pensado yo en poder hacer quesito de una manera sencilla, rápida y casera… vamos, que ya os podéis hacer una idea de las veces que voy a volver a comprar queso fresco…

queso-fresco

¡Qué cosa más rica! Estoy segura de que os animaréis a probarlo porque está buenísimo y aguanta perfectamente bien cerradito en el frigo.

 

QUESO FRESCO CASERO

Ingredientes

1 litro de leche entera

200 gr de nata para montar

70 gr de zumo de limón colado

sal (opcional)

Preparación

Hervir la nata junto a la leche, mejor a fuego no muy alto.

Cuando empiece a hervir, añadir el zumo de limón, remover y dejar hervir unos 5 minutos más a fuego lento.

Apagar el fuego y dejar reposar 10-15 minutos.

A continuación, preparar un colador grande sobre un bol que lo sostenga y donde nos vaya a caber todo el suero de leche.

Cubrir el colador con gasa ( en su defecto papel de cocina) y verter el contenido de la cazuela.

Dejar colar a temperatura ambiente, para que enfríe. Y tras una hora, más o menos, cubrir el queso con la gasa, sin retirarlo del colador y meter en la nevera por un mínimo de 8 horas.

Pasadas estas horas, reservarlo en un recipiente hermético.

Yo he reservado también el suero, en un tarro de cristal, para un par de recetas que requieren del suero de leche o buttermilk.

 queso_fresco

Y ya está, ¿no me digáis que no es sencillo? vale la pena probar, al menos una vez ¿o no?

Los acompañamientos son infinitos, algunas ideas: mermelada de tomate, mermelada de fresa, dulce de membrillo

La receta la seguí, con mis cambios pequeños, desde el blog de Gotas de azúcar y vainilla, os aconsejo visitarlo, porque os encantará.

Hasta la próxima queridos!!

montse

Anuncios

Bizcocho de calabaza y… ¡¡¡cumpleaños feliz!!!

Pues ya ha pasado un año… Rapidito pasa el tiempo, sobre todo cuando echas la vista atrás. Un año desde la primera entrada, y unos 3 desde que en algún momento me pasó por la cabeza crear un blog, sólo tardé dos años en decidirme, porque en verdad hay que plantearse si presentas cosas nuevas, cómo orientarlo… un montón de cosas que muchos de los me leéis ya sabéis, y a este punto pienso: no, no es que sea yo la innovación bloguera personificada, pero seguro que a alguien le han venido bien las recetas, (eso espero!) y en estos momentos estoy pensando en los cambios que quiero para el blog y cómo quedará después de hacerlos, pero si para crearlo tardé un par de añitos para los cambios ya veremos… aunque me gustaría haber empezado con ellos antes de que acabe el año, piano piano si arriva lontano, ¿no?

Así que mi balance de este año es totalmente positivo, aunque debería ser más estrica conmigo misma y más constante pero vengo así de serie, jajaja; estoy muy contenta con la gente que he ido conociendo gracias a este mundillo y muy agradecida a todos los que visitáis el blog y seguís la página de facebook porque evidentemente sin nadie al otro lado… imposible! Muchas gracias a todos los devoradores por estar por ahí, y vamos a por otro añito!! Ah! y gracias en especial, porque sin ella sí que no estaba aquí, eso seguro, a mi amiga Jéssica, periodista, bloguer, coach, mamá… superwoman, vamos, porque un día le mandé un mensajito coméntandole que tenía en mente que tal vez podría abrir un blog, y creo que fue en menos de una semana que nació Devórame, asi que Jéssica, “moltes gràcies perla”!!

Bizcocho de calabaza / Pumpkin cake

Ahora, sí, ahora viene lo bueno de verdad… Ya lo habéis visto, anda que no estoy pesadita con el bizcocho de calabaza en la página, pero es que no pensaba que iba a quedar tan rico, jugoso, con un sabor potente, un aroma que llena la casa desde la media hora de cocción… mmmm! Enamoraica estoy, y eso que sólo probé un minitrocito….

Os cuento, no es mucho más que un bizcocho de yogur reconstruido, jajajajaja!! Me compré bolsitas de té hace un par de semanas, té chai con especias (cardamomo, jengibre, canela ….), está delicioso, y mientras lo tomaba pensaba en un bizcocho, y como tenía dos hermosas calabazas, me puse a pensar un poco más y esta es la receta que salió de tan gran meditación, jaja!

Bizcocho de calabaza / Pumpkin pie

BIZCOCHO DE CALABAZA, TÉ CHAI, ESPECIAS Y CIRUELAS PASAS

Ingredientes

200 gr de calabaza ya horneada

200 ml + 50 ml de leche (sustituibles perfectamente por leches y nata vegetales)

3 bolsitas de té chai con especias (no es imprescindible, pero quise probar)

300 gr de azúcar moreno

150 ml de aceite de girasol

450 gr de harina integral

1 y 1/2 cucharadita de levadura

1/2 cucharadita de bicarbonato

1 cucharadita (o menos) de jengibre

1 cucharadita de canela

2 cucharadas de miel

50 gr de ciruelas pasas troceadas y después enharinadas

Preparación 

Precalentar el horno entre 160ºC-170ºC con la función del ventilador, (lo hice así porque al horno esta semana le ha dado por decir que solo trabaja con ventilador), pero lo podéis hornear a 180ºC sólo abajo durante casi una hora.

En primer lugar ponemos a hervir la leche con la nata e infusionamos las bolsitas de té. Las dejamos dentro y cubierto hasta que enfríen. Después de haber hervido la nata habrá reducido con lo que nos queda unos 150 gr de nata, de ahí las proporciones de azúcar, aceite y harina (ya sabéis, doble, la misma cantidad y triple, respectivamente, según el bizcocho de yogur).

Cuando ya esté fría la nata retiramos las bolsitas de té y la colamos. Mezclamos esta nata con el azúcar y la calabaza asada y hecha puré, no es necesario batidora yo lo hice con un tenedor y también este primer paso de mezcla.

A continuación añadimos el aceite y mezclamos bien; después la miel y volvemos a mezclar. Por último, incorporamos la harina, levadura y bicarbonato tamizados. También las especias. Mezclamos bien para que se integren perfectamente todos los ingredientes. Para finalizar, las ciruelas troceadas y enharinadas, en dos tandas, para que llegue bien los trocitos a toda la masa.

En un molde de bizcocho alargado engrasado con aceite o mantequilla, vertemos la masa y la repartimos bien por el molde. Espolvorear con un poco de azúcar panela o azúcar moreno.

Horneamos a 160ºC, con ventilador, durante una hora y cuarto aproximadamente, ya sabéis un pinchacito nos revelará el punto de cocción.

Bizcocho de calabaza / Pumpkin pie

Ya lo véis, sencillo, jugoso, perfecto para un té o un buen chocolate a la taza… Llega el otoño!!
Y hasta aquí por hoy, espero que os haya gustado y vuelvo a daros las gracias por las visitas durante este año, espero que estemos juntos al menos otro añito más!! ah, y que este año devorador que empieza hoy os animéis más a dejar comentarios, que gusta mucho!! ;)

Besazos!!

montse

Un gâteau de rêve. Un pastel de ensueño.

Hace casi un año me compré la revista en la que aparece esta receta y esta tarta me enamoró desde que la vi la primera vez pero, no se muy bien porqué, no me veía preparándola porque pensé que iba a ser muy complicado, ha resultado que complicado no ha sido tanto pero ha sido bastante costosa de tiempo en preparar y sobre todo ha tocado un punto débil: decorar con pasta de almendra, lo conseguí al tercer intento y a duras penas pero ya está, llegó y marchó, con lo que nos cuestan de preparar  y qué rápido vuelan, ¿eh?

 

TARTA FRESAS, NATA, MERENGUE

Así que he aprovechado una ocasión especial, he tenido más pero…, el cumple de mi madre para prepararla (se ha llevado también una buena ración de macarons de vainilla y fresa). Esta tarta es preciosa a primera vista, podría haber quedado más preciosa, hago lo que puedo, y cuando la cortas más preciosa, porque tiene un montón de capas y colores llamativos y cuando la pruebas, ¡ay! no puedo decir más, ¡¡muy rica!! Así que dejo de daros la lata ya y empiezo con toooodas las recetas, lo he hecho todo (o casi) al pie de la letra de la revista, así que es una traducción fiel del paso a paso y de la receta original.

¿veis los errores? ¡ay!

¿veis los errores? ¡ay!

Justo ahora que empiezo a mirar la receta para traducirla me doy cuenta que pone para 6 personas, madre míaaaa, ¡exageraooos! menudos trozos si es para 6, ¡jajajaj! De momento hemos comido 8 raciones (algunos glotones han repetido) y queda un poco menos de la mitad de la tarta…

Pastel de fresas, nata, merengue, mermelada….

Bizcocho:

4 huevos

120 gr de azúcar

120 gr de harina

60 gr de mantequilla fundida

1 pizca de sal

Preparación:

Batir los huevos con el azúcar y la pizca de sal al baño María hasta que la mezcla triplique el volumen. Cuando esté en este punto lo sacamos del calor y seguimos batiendo hasta que enfríe. A continuación, agregamos la harina poco a poco y suavemente la unimos al resto de ingredientes; por último, la matequilla fundida y enfriada y mezclar todo. Vertemos en un molde de 22 cm y al horno durante 30 minutos a 180ºC y solo abajo. Al sacarlo, desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla.

Merengue de avellanas:

2 claras

100gr de azúcar

75gr de avellanas molidas (yo no encontré así que lo hice con almendras)

15gr de harina

1 pizca de sal

Preparación:

Montar las claras a punto de nieve, añadir el azúcar mientras continuamos batiendo. Incorporamos, con cuidadín, las avellanas o almendras molidas mezcladas con la harina.

Extendemos el merengue sobre papel de horno y en círculo con la misma medida que el bizcocho. Hornear durante 30 minutos a 100ºC.

Para el relleno, necesitaremos:

500gr de fresas

1 tarro de mermelada de fresa (si la queréis casera aquí encontraréis una receta riquísima!)

40gr de nata para montar

400gr de pasta de almendras

azúcar glace

Pasta de almendras:

La pasta de almendras, como ya sabéis, es una especie de mazapán muy suave. Yo, sin duda, lo prefiero para la decoración de las tartas antes que el fondant, porque aparte de ser muy manejable, aunque delicada, se puede también teñir y aporta un sabor delicioso y una textura al comerlo que no da el fondant… es mi humilde opinión)

150gr de almendras molidas

150gr de azúcar glace

1 clara

colorante (opcional)

Meter la almendra molida en un recipiente y tamizar el azúcar glace sobre ella. A parte, batimos con tenedor el huevo, para poder agregarlo más comodamente por partes a la mezcla. Empezar a mezclar la almendra con el azúcar; agregar poco a poco la clara, dejando el tiempo necesario para que vaya incorporándose la masa. Cuando este totalmente incorporado y empiece a formarse una bola, dejamos de batir. ¡Batir a velocidad muy baja y poco tiempo! Lo acabamos de formar en bola con las manos y lo envolvemos con film transparente para conservar en la nevera. Podemos hacerlo un par de días antes para poder trabajarlo mejor a la hora de decorar.

TARTA FRESA, NATA, MERENGUE

A parte, y cuando tenemos las partes horneadas ya frías, montamos la nata sin azúcar; lavamos las fresas y las cortamos en láminas finas o trocitos pequeños.

Preparación de la tarta:

Cortar el bizcocho en cuatro discos, uno de ellos un poco más grueso que el resto. Ponemos este disco en la base de la tarta y lo cubrimos con mermelada de fresas, sobre la mermelada ponemos el disco de merengue que volveremos a cubrir con otra capa de mermelada. A continuación, colocamos otro disco de bizcocho y lo cubrimos con mermelada, disponemos una capa de las fresas que hemos preparado antes y sobre ésta una capa de nata montada (sin azúcar, ¿eh? que ya vamos bien servidos). Repetimos la operación: bizcocho-mermelada-fresas-nata. Cubrimos esta última con la última capa de bizcocho y repartimos el resto de la nata sobre toda la superficie de la tarta, la pasta de almendras quedará bien pegada a nuestra querida tarta. Ponemos el bizcocho a enfríar un rato en el frigo.

TARTA FRESAS, NATA, MERENGUE

Para acabar la tarta, preparamos la pasta de almendras, la colocamos entre dos papeles de horno (es más fácil extenderla así. También recomiendan con azúcar glace en la base y rodillo pero yo no lo veo… ) y la extendemos con el rodillo bien fina, dejamos un grosor de menos de 5mm. Y cuando la tengamos así, tapamos con ella la tarta y la marcamos bien. Recortamos el sobrante (y nos lo comemos, que está muy rico). Lo conseguí a la tercera, las cosas delicadas no son lo mío, jeje… en parte creo que la pasta de almendras estaba un poco húmeda y creo que si os pasa lo mejor será añadir un poco de azúcar glace tamizado y volver a amasarlo un poco a mano para que absorba esa humedad.

Para la decoración, a vuestra elección, yo utilice rosas secas y una lazada (que ayudó a tapar algún que otro fallo, jeje). Debo decir que las rosas le daban un aroma al conjunto que … mmmm!

Todo casero, ¡hasta la base de la tarta!

Todo casero, ¡hasta la base de la tarta!

Por fin, aquí acaba la receta, espero, de verdad, que alguien os animéis a hacerla, para mi es una tarta muy especial, de las de amor a primera vista y primer bocado. El año que viene, la repito. Por cierto, con una copa de champagne bien frío… ¡sublime!

¡¡un besazo enorme y gracias por seguir ahí!!

PASTEL DE CHOCOLATE, NATA y fresas

Pastel de chocolate, nata y fresa o tarta especial para mi papi, que se merece esto y muchísimo más!! Solo por aguantarme ya tiene barra libre de dulces para toda la vida y todo lo que quedaré debiendo… jejeje!

En fin, este es el pastelillo que preparé para celebrar uno de sus días (contamos también su cumple, su santo y su porque sí!). La verdad es que no es muy complicado complacerle porque tiene un saque que no veas y encima es que todo le va bien, bueno él dice que todo no pero sí todo lo que prepara su hija, jeje!!

Pastel chocolate y nata

Total, que me decidí por preparar este maravilloso bizcocho vegano, que es jugoso, sabrosísimo y cuya receta encontré el otro día mientras me dedicaba a organizar (léase tirar) papelajos que tenía acumulados yo creo que desde otra vida, buff, casi me toca coger un carretillo para bajarme al contenedor del papel, jeje! pero lo bueno de pasar tooooda una tarde liberándome de papeles es que encontré en una libreta vieja esta receta, al principio pensé que estaba incompleta porque estaba todo copiado como a mitad… pero no!! De incompleta nada, está completa, perfecta y encima deliciosa; lo mismo podemos usarlo para tener un sencillo bizcocho de desayuno o para rellenarlo y convertirlo en una tarta espectacular. Desde que lo encontré lo he preparado dos veces, una relleno de crema pastelera y cubierto de ganache de chocolate y el que os presento hoy con nata y nata de chocolate y almibar de fresas, para quitarnos las penas de un año por lo menos…

Pastel chocolate y nata

Allá voy, empiezo con las recetitas para conseguir esta deliciosa tarta, porque son unas cuantas, ¡jeje!

Bizcocho vegano de chocolate

3 tazas de harina

2 tazas de azúcar moreno

6 cucharadas de cacao

2 cucharaditas de bicarbonato

1 cucharadita de sal

9 cucharadas de aceite de girasol

2 cucharadas de vinagre

1 cucharadita de esencia de vainilla

2 tazas de agua fría

Preparación:

Precalentamos el horno a 210ºC. Al hornear el calor solo abajo, para que no se nos queme la parte de arriba y se haga poquito a poco.

Mezclamos primero los ingredientes secos (harina, azúcar, bicarbonato, sal, cacao), reservamos y mezclamos el resto de los ingredientes, es decir, los húmedos(aceite, vinagre, agua, vainilla). Unimos todos los ingredientes y batimos bien, a mano, no es necesario batir con las varillas. Lo vertemos en un molde de unos 22 – 24cm de diámetro.

Horneamos durante 1hora y 15 minutos a 210º, pincharlo antes de sacarlo por si acaso y si no está listo dejarlo unos diez minutillos más, podéis dejarlo 5 minutos en el horno una vez apagado. Veréis que es un bizcocho muuuy jugoso y como habéis leído es superfácil de preparar.

Bizocho vegano de chocolate

Almíbar de fresas

100 ml de agua

100 gr de azúcar

10-12 fresas maduritas y bien sabrosas

Lo ponemos todo al fuego, las fresas troceadas, y dejamos hervir a fuego bajo unos 5-8 minutos. Lo pasamos todo por la batidora y reservamos hasta que enfríe. Lo utilizaremos para mojar el bizcocho, aunque como os digo es muy jugoso y no es necesario, pero es que le da un toquecillo de sabor tan rico…

Relleno y cobertura

La tarta está rellena y cubierta de nata, el relleno normal y la cobertura hecha de nata de chocolate (extremadamente deliciosa).

Para la nata:

600 ml de nata para montar

1 vaina de vainilla

2 cucharadas de azúcar glace

En un bol verter la nata, que tiene que estar bien fría, y añadir los granos extraídos de la vaina de vainilla. Batir. Cuando tenemos la nata montada casi del todo añadimos el azúcar. Atención a parar de batir a tiempo porque se nos puede cortar. Preparar la nata el momento justo de rellenar la tarta.

Cobertura, nata de chocolate:

Esta nata tenemos que prepararla desde el día anterior a su utilización.

100 gr de chocolate de postres

50 gr de azúcar blanco

500 ml de nata para montar

Trocear el chocolate y mezclar con el azúcar.

Verter la nata en un cazo y llevar a ebullición, añadir el chocolate y el azúcar y remover con las varillas. Cuando esté todo disuelto dejar enfríar y meter en frigorífico al menos 8 horas. Batir como nata normal, monta muy rápido y es deliciosa, cremosa y esponjosa… Soy fan total, jaja.

Pastel chocolate y nata

Montar la tarta

Muy sencillo. Partimos el bizcocho en tres partes y cada cual la vamos a cubrir con el almíbar, dejándolo unos minutos para que penetre bien en el bizcocho, porque hay que tener en cuenta que es un almíbar bastante denso al tener las fresas. Cubrimos con una buena capa de nata en blanco y repetimos la operación con la segunda capa de bizcocho. Para terminar, cubrimos con el último disco de bizcocho y lo empapamos también de almíbar.
Una vez tuve esto listo, lo deje asi, cubierto en la nevera durante toda la noche. Monté la nata chocolateada y lo cubrí y le hice la sencilla decoración el mismo día que nos lo íbamos a zampar.

Pastel chocolate y nata

Mi sobrino más pequeño, que tiene 5 años, se comió dos pedazos de tarta, uno detrás de otro, como si no hubiera mañana y como sino hubiera comido en todo el mes, ¡jajaja! pero lo entiendo, porque la tarta es tan cremosa, suave y delicada… en verdad, es purita envidia de no poder comerme yo también uno o dos o tres trozos, jejeje…

Pastel chocolate y nata

Pues bien, devoradores, hasta aquí os he dado la paliza con la tartita… de verdad, probarla porque es increíble… ya no se me ocurren más adjetivos para describirla, espero que os haya gustado!

Hasta la próxima, espero (lo intentaré) que no pase tanto tiempo como esta última vez,

¡abrazote!