Helado de leche merengada my way

Hoy os traigo una receta de … ¡helado! por si alguien no lo había notado por el título, ¡jejeje!

Una de las cosas buenas de esta receta, a parte del sabor, la cremosidad y lo refrescante del helado en sí, es que puedes aromatizar la leche a tu gusto, con más canela, sin canela, jengibre… las especias que te apetezcan. ¿El truqui? dejarlo infusionar bastante tiempo, para que la nata y la leche adquieran todos los sabores de tus especias elegidas.

Helado Leche Merengada

HELADO DE LECHE MERENGADA

Ingredientes

800 gr de leche entera

400 gr de nata

4 yemas L

150 gr de azúcar blanco

50 gr de azúcar invertido

1-2 ramas de canela

la cáscara de una naranja

la cáscara de 1 limón

2 bolsitas de té chai especiado (opcional)

anís estrellado (opcional)

Preparación

En primer lugar, preparamos una cazuela con la leche, nata, el azúcar invertido, las cáscaras, canela, té… y, a fuego medio, llevar a ebullición.

Dejar hervir, a fuego bajo, unos 7 -10 minutos. Apagar el fuego y dejarlo infusionar, al menos, 20 minutos.

Después de este tiempo de infusión, colar y llevar al fuego medio otra vez.

A parte, en un bol ponemos las yemas y los 150 gramos de azúcar, mezclamos bien y cuando la leche vuelva a hervir vertemos un poco sobre las yemas, remover bien e incorporar al resto de la leche, siempre a fuego medio. Esta mezcla no debe volver a hervir, solamente hay que continuar removiendo hasta que adquiera la textura suficiente como para impregnar bien la cuchara o espátula. La temperatura ideal está en los 85ºC.

Retirar del fuego y dejar enfriar.

Con heladera: proceder según el modelo que tengáis.

Sin heladera: una vez bien frío, verterlo en el molde que hayáis elegido y al congelador. Dejar unas dos horas, y después empezar a removerlo cada 30-40 minutos. Así evitamos que cristalice y conseguimos que se vaya congelando uniformemente.

Helado-leche-merengada

Y listo! Un helado con un gran sabor especiado, dulce y muy agradable en cuanto a textura. Muy cremoso y apetecible.

Podemos variar nuestra leche merengada utilizando las especias que más nos apetezcan para infusionar, y darle nuestro toque diferente.

Si alguien se anima a probarlo, que nos cuente a todos los devoradores en la página de facebook, para que podamos verlo y relamernos!!

LecheMerengada

Montse

Anuncios

Queso fresco casero

Cuando vi esta receta hace unos días no dudé un segundito… al día siguiente fui a comprar lo que me faltaba para realizarla y a ello me puse…

quesofresco

Ayyy, cuánto había pensado yo en poder hacer quesito de una manera sencilla, rápida y casera… vamos, que ya os podéis hacer una idea de las veces que voy a volver a comprar queso fresco…

queso-fresco

¡Qué cosa más rica! Estoy segura de que os animaréis a probarlo porque está buenísimo y aguanta perfectamente bien cerradito en el frigo.

 

QUESO FRESCO CASERO

Ingredientes

1 litro de leche entera

200 gr de nata para montar

70 gr de zumo de limón colado

sal (opcional)

Preparación

Hervir la nata junto a la leche, mejor a fuego no muy alto.

Cuando empiece a hervir, añadir el zumo de limón, remover y dejar hervir unos 5 minutos más a fuego lento.

Apagar el fuego y dejar reposar 10-15 minutos.

A continuación, preparar un colador grande sobre un bol que lo sostenga y donde nos vaya a caber todo el suero de leche.

Cubrir el colador con gasa ( en su defecto papel de cocina) y verter el contenido de la cazuela.

Dejar colar a temperatura ambiente, para que enfríe. Y tras una hora, más o menos, cubrir el queso con la gasa, sin retirarlo del colador y meter en la nevera por un mínimo de 8 horas.

Pasadas estas horas, reservarlo en un recipiente hermético.

Yo he reservado también el suero, en un tarro de cristal, para un par de recetas que requieren del suero de leche o buttermilk.

 queso_fresco

Y ya está, ¿no me digáis que no es sencillo? vale la pena probar, al menos una vez ¿o no?

Los acompañamientos son infinitos, algunas ideas: mermelada de tomate, mermelada de fresa, dulce de membrillo

La receta la seguí, con mis cambios pequeños, desde el blog de Gotas de azúcar y vainilla, os aconsejo visitarlo, porque os encantará.

Hasta la próxima queridos!!

montse

Dulce de membrillo milagroso

Aquí estamos los membrillos y yo… ¡qué pesadilla con los membrillos! y qué pesadita yo en facebook con los membrillos, jajaja…

Esta es una receta que conozco hace dos años pero se me ha ido pasando el tiempo y los membrillos sin prepararla, pero este año… ¡no! tenía que hacerla ya, sí o sí. Es un dulce o mermelada de membrillo riquísimo, con un sabor diferente del dulce de membrillo tradicional, que por cierto mi abuela hizo durante muchísimos años y no sé si tendré la receta rescatada, habrá que buscarla (pensamientos que se me vienen mientras os escribo). Total, que el otro día en la frutería vi los membrillos y dije “¡a por ellos!”. Revisé de paso el membrillo de mi casa (¿se le llama así al árbol que da membrillos?) y ya los que quedaban no daban más de sí, pobrecicos, pero los pájaros se han dado un buen festín con ellos… alguien los ha disfrutado.

La receta es sencilla, pero requiere tiempo, paciencia y atención, mucha atención. Como ya sabréis los devoradores que seguís la página, estos membrillos me han dado algún disgustillo que he pasado con bastante soltura y sin desquiciarme porque al final el dulce está absolutamente delicioso…

Paso a contárosla ya, que me lío sola y esto tiene unos cuantos pasos, de esos que te hacen darte cuenta de las maravillas de la cocina, de lo bueno que es dejar a los ingredientes su tiempo y sus ritmos para compenetrarse a la perfección, de esos que te hacen apreciar un trozo de pan untado tomado al sol…. tenéis que ver el vídeo que os dejo más abajo enlazado con la receta original.

Membrillos macerando

DULCE DE MEMBRILLO MILAGROSO

Ingredientes

Para 1kg de membrillos

750 gr (o menos) de azúcar moreno (yo tenía 1300 gr de membrillos y puse 800 de azúcar)

zumo de 1 naranja grande o dos pequeñas (y sus cáscaras)

zumo de 1 limón (y la cáscara)

1 cerveza negra o trigo tostado (con personalidad, carácter y sabor. Yo usé una Grimbergen Double-Ambrée, cebada y trigo)

1 – 2 ramas de canela

1 anís estrellado (opcional)

Preparación

Lavar, pelar y descorazonar los membrillos. Reservamos en un tupper las pieles y corazones y pepitas en la nevera. En un bol, recipiente con tapa o en la misma cazuela donde los vayamos a cocinar, poner los membrillos troceados, el zumo de naranja y limón y las cáscaras (bien limpias antes de exprimir el zumo) y el azúcar moreno. Lo removemos bien y se deja macerar un mínimo de 12 horas. Yo lo dejé casi 24, ¡aquello era un espectáculo!

Al cabo de las horas de maceración, ponemos la cazuela a fuego vivo hasta que empiece a hervir bien y añadir las peladuras, corazones, la rama de canela y el anís y bajar el fuego; dejar cocinar a fuego lento hasta que se vuelva meloso, oscuro y denso. En este momento subimos el fuego de nuevo y le añadimos la cerveza y dejamos cocinar a fuego vivo. ¡Atentos! es el momento de no abandonar los membrillos ni dos minutos, porque eso puede ser fatal y que te pase como a mí que se me quemó, no tanto como pensé al principio pero mejor que no se nos queme nada, ¿no?

membrillos
Cuando vuelva a retomar su textura densa y oscura ya lo tenemos listo. En este momento tenemos dos opciones, usar la batidora con la que se obtendrá una textura más suave, sin tropezoncillos… o, pasarlo por el pasapuré, yo opté por esta segunda (tengo otra tanda de membrillos que pasará por la batidora para ver el resultado). En ambos casos no deshechamos nada más que la canela y el anís (yo dejé las pieles, algunas acabe quitándolas al final pero podéis quitarlas todas desde el principio, a ojo personal).
Cuando lo tuve bien pasado, vi que me había quedado muy espeso (bastante hicieron los pobres membrillos), así que los puse al fuego suave y les añadí unas cucharadas de agua, integré y listo. Lo metí en los tarros y éstos del revés sobre un paño húmedo hasta que estuvieron bien fríos.

El resultado es un dulce delicioso, con un aroma a cítricos y canela insuperable y también me ha gustado mucho el suave recuerdo del anís… Una delicia sencilla y a disfrutar sin moderación, jeje!

Desayuno membrillo

La receta es del Gipsy Chef y la podéis encontrar aquí, disfrutar leyendo la historia y las preciosas fotos y también podéis ver un dulce y relajante vídeo sobre la misma en su canal de youtube.