Bizcocho de naranja

¡Queridos! contra todo pronóstico he decidido ponerme a escribir una entradita, porque se me van acumulando las recetas, las fotos y tengo miedo que se me vayan olvidando las recetas que tengo por ahí pendientes…

Hoy os traigo una receta de desayuno o merienda o cualquier hora del día, para que nos vamos a engañar. En mi casa somos muy de bizcochitos, magdalenas, etc para el desayuno y me niego a tener que comprar nada de esto, así que los domingos o los lunes siempre horneo alguna cosita que nos va a servir de desayuno unos días, hay que decir que no suele durar mucho.

Bizcocho de naranja

Últimamente horneo siempre unas magdalenas receta de Aliter Dulcia que son extremadamente deliciosas, jugosas y esponjosas pero hace unas semanas me dio por cambiar, que dicen que en la variedad está el gusto, ¿no? así que saqué uno de los libros reliquias familiares de recetas y me puse a buscar bizcochos, ¡ese libro es una mina!

Vamos con la receta, que hoy ando un poco parca en palabras, aunque no lo parezca…

BIZCOCHO DE NARANJA

Ingredientes

200gr de mantequilla punto pomada

4 huevos

200gr de azúcar

2 naranjas

400gr de harina

3 cucharaditas de levadura en polvo

Preparación

Precalentar el horno 180ºC.

En primer lugar, batimos las yemas con el azúcar y la mantequilla hasta obtener una masa bien cremosa; a continuación, añadimos el zumo de una de las naranjas y la ralladura de las dos, mezclamos. Continuamos añadiendo la harina y la levadura y vamos mezclando poco a poco, podemos hacerlo con espátula.
A parte, montamos las claras a punto de nieve y las añadimos poco a poco y con movimientos suaves al resto de la preparación.

Vertemos en el molde, yo lo use de 24 cm, engrasado o preparado con papel de hornear y al horno durante unos 45-55 minutos.

Cuando lo saquemos del horno, y sin retirarlo de su molde, lo pinchamos un poco por toda la superficie y con ayuda de un biberón lo rociamos con el jugo de la naranja que nos queda mezclado con una cucharada de azúcar glace (o dos al gusto). Dejamos unos minutitos y lo desmoldamos y ponemos a enfriar sobre rejilla.

Bizcocho de naranja

Es un bizcocho consistente y el hecho de rociarlo con el jugo estando aún caliente lo hace jugoso y con un intenso sabor a naranja, riquísimo para el desayuno con su zumito de naranja y el cafelito, ¡mmm! (ah, y sí,  me gusta mojar el bizcocho en el zumo de naranja… ¡jijiji!)

Bueno, espero que os haya gustado, es una receta sencilla y muy rica y creo que es importante que abandonemos los productos industriales y comamos las cositas que preparamos en casa… seguro serán mejores, de mejor calidad y más sanas.

¡¡Besazos y muchas gracias por la visitaaa!!

Anuncios

Tarte croustifondante

Vaya nombrecito le pusieron a la tarta (aunque le viene al pelo porque es crusti y fondant, jeje)… simplemente: ¡¡Tarta explosión de chocolate con una base que está de locura!!

tarta croustifondante

A veces nos metemos en la cocina y sin querer nos complicamos la vida cuando lo más sencillo es también delicioso, por eso tenía unas ganas locas de hacer esta tarta (tengo la receta hace casi un año) y por fin me he puesto a ella, a mi personalmente me gustó mucho porque soy una amante del chocolate en todas sus formas y presentaciones, y porque la masa (que ya había usado en otras tarta) es una de mi preferidas en su especie.

Esta tarta, típica francesa, es muy fácil de preparar,pero tenemos que tener en cuenta el tiempo que vamos a necesitar para realizarla,por un lado hay que dejar enfriar la masa antes de hornearla, hay que dejar el tiempo para que se enfríe la ganache del relleno y también la cobertura final.

El molde que vamos a necesitar es de 24cm según la receta, yo utilicé uno de 28cm, porque es el que tengo; la masa es más que suficiente para este tamaño, pero si podéis os recomiendo utilizar el molde de 24cm porque el ganache quedará en una capa más gruesa.

Vamos allá con ingredientes y preparación:

Para la masa:

1 vaina de vainilla

2 yemas

200gr harina

40gr almendras molidas

120gr azúcar glace

150gr mantequilla

2 pizcas de flor de sal (en su defecto sal gruesa nos sirve igualmente)

Preparación de la masa: partimos la vaina de vainilla en dos y sacamos bien los granos, los mezclamos con las yemas y reservamos.

En otro bol (en el de la máquina que uséis para amasar) y añadir la harina, la almendra molida, el azúcar glace, la sal y la mantequilla en daditos. Mezclar hasta conseguir una masa arenosa y añadir las yemas. Mezclar bien y sacar la masa del bol, trabajarla en bola y aplanar con la mano, cubrir bien con film transparente y meter a frío alrededor de una hora.

Tras esta hora, precalentar el horno a 180ºC. Extender la masa con ayuda de un rodillo y preparar el molde, bien con papel bien con mantequilla. Disponer la masa en el molde y pincharla con un tenedor en la base. Cubrir la masa con papel de hornear y por encima le ponemos garbanzos, por ejemplo, para que no suba la masa. Horneamos durante 15 minutos y sacamos la tarta para retirar el peso. Volvemos a meter al horno 10 minutos más, la masa se dorará un poco, pero no en exceso o se nos partirá al cortarla. Dejamos enfriar.

masa quebrada

Para la ganache:

250gr de chocolate de pastelería con leche

200ml de nata

Preparación de la ganache: partimos el chocolate en trocitos. Llevar la nata a ebullición y verter todavía hirviendo sobre el chocolate. Tapar y dejar reposar 3 minutos. Mezclar bien y verter sobre la masa. Dejar enfriar y meter en la nevera durante una hora.

Para la cobertura:

100gr de chocolate negro de pastelería

30gr de mantequilla

30gr de azúcar glace

Preparación de la cobertura: fundir el chocolate negro con la mantequilla al baño María. Mezclar y añadir el azúcar glace, mezclar bien la crema. Verter tibio sobre la ganache y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Lista la niña del chocolate, mmm, ¡qué tarta! Para decorar dejar volar la imaginación, yo esta vez solo le puse un poco de azúcar glace espolvoreado pero tengo planes importantes para esta tarta y unas buenas frambuesas o fresitas…

tarta croustifondante

Espero que os guste la recetita y si la probáis ya sabéis, a compartir los resultados!! Y si la mejoráis también, eh???

tarta croustifondante

GRACIAS!!! Hasta bien prontito!!

La receta la saqué de la revista Régal, nº46.

PAN sin más, sencillo y rápido

PAN!!! oh, pan… qué alimento tan maravilloso! La verdad es que quería escribir una receta sobre pan cuando hubiera estudiado un poco el tema y pudiera aportar más informaciones que la simple receta, pero es que este pan es tan sencillito de hacer (lo hago yo así que es facilísimo) y me veo que no me pongo a estudiar el tema para poder daros alguna recomendación fiable y comprobada que directamente hoy os voy a dejar la receta para este pan que si no es el pan más sencillo de hacer del mundo, andará bastante cerca.

Desde hace mucho tiempo andaba dándoles vueltas al tema de hacer pan pero no se porqué no me he decidido hasta este invierno, y cuando lo hice mi casa era una fiesta: fiesta cuando encontré la receta, como os digo superfácil, fiesta cuando abrí el armario al instante y tenía levadura deshidrata de panadería, fiesta cuando empece a amasarlo, fiestaca cuando el pan empieza a subir, y cuando lo saqué del horno mi casa se convirtió en el carnaval de Brasil conmigo lanzando confetis, cantando y bailándole al pan… ay, qué rico está y era más bonicoooo!!!!

pan

Ale, ya me he desahogado, os cuento ahora cómo hacer el pan (las fotos son del primer pan y de uno de la semana pasada que hice con harina integral).

RECETA PAN

Ingredientes:

450 gr de harina blanca o integral

1 y 1/2 cucharadita de levadura de panaderia deshidratada

1 cucharadita de azúcar

1 y 1/2 cucharadita de sal

300 ml de agua tibia

Preparación

En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal. Batir, con el gancho de amasar, a baja potencia para que se mezclen los tres ingredientes. Añadir el agua y la levadura poco a poco sin dejar de amasar. Amasar durante 4 minutos a potencia media. Dejamos la masa en el mismo bol y la cubrimos con film transparente, cubrir luego con un paño. La dejamos levar durante una hora o hasta que haya doblado el volumen. Pasado este tiempo la amasamos muy suavemente para que expulse el aire tomado durante el levado (este paso ya podemos realizarlo a mano, porque es un amasado muy suave.

Recién amasado, listo para levar

Recién amasado, listo para levar

Mitad levado

Mitad levado

Pasamos nuestra masa a una superficie enharinada y le damos la forma deseada, es una masa ideal para hacer pan redondo y hogaza. Subimos los bordes hacia arriba para darle la forma redonda, le damos la vuelta y la cubrimos con un poco de harina, muy poca es solo para que no se nos pegue el film a la masa en el último levado. Volvemos a cubrir con film, la dejamos reposar unos 30-40 minutos.

Preparado para el segundo y último levado

Preparado para el segundo y último levado

Precalentar el horno a 220ºC. Calor solo abajo. Si queréis que se dore un poquito más por arriba poner el grill suave los últimos 5 minutos.

Pasado este tiempo, hacemos las marcas al pan (proceso que a mi me está costando bastante como podéis ver en las fotos) y lo metemos al horno durante 30 minutos.

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Et voilà!! nuestro pan está listo. Muuuuy sencillo y rápido, no me digáis que no??

Para conservarlo yo lo cubro con un paño fino (y limpísimo, claro está), y queda bien así, pero podéis ponerlo en un recipiente hermético si lo preferís.

Este pan, por su forma y textura es ideal como tostada de desayuno, para preparar un delicioso “pa amb tomaca”… pero viene bien a cualquier hora del día, como todos los panes!

Una vez más espero que os haya gustado la entrada y si no os habéis lanzado todavía a la elaboración de pan casero, con esta receta os aseguro éxito total!!

Os dejo un enlace a un video que me tiene enamoradita, preparación de pan exprés, masa levando y volviendose loca, panes en el horno… la única pega: que no se puede oler!! http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=R6RoGq_L9j4

ROSQUILLAS de anís

Cuando tienes una obsesión por preparar cosas parecida a la mía, en verdad lo que tienes es un problema o más de uno… El problema está en el tiempo que pasas preparando cosas, los ingredientes, el horno que pasa horas y horas encendido, el resto de cosas que dejas abandonadas y la pobre gente que tiene que comerse las cosas que preparas… porque claro, esto no es cómo hacer manualidades, alguien tiene que acabar con las cosas que vas preparando y no vas a ser tú solita, no no no!!!

Total, que como la semana pasada me había propuesto no encender el horno hasta el fin de semana pues hice rosquillas, que son fritas y bueno… el horno no lo encendí!! jejejje!!!

Rosquillas de anís

Las rosquillas son taaaan fáciles de hacer y taaaan ricas… y aunque aquí no queden os aseguro que en su caja, herméticamente cerradas, se supone que aguantan más de 4 días… o eso he oído! jajaja!! Así que yo imagino que sea la duración de una semanita o incluso puede que más…

Pues bien, la recetita es de una reliquia familiar,  un libro que conozco de toda la vida, el pobre hace lo que puede para aguantar con vida y yo intento mantenerlo con aliento, porque tiene recetas geniales dentro.

Os enseño el libro porque no tiene desperdicio, jeje!! Además por dentro me encanta, tiene cositas como ésta…

Portada qeu se aguanta gracias a un supercelo, jeje!

Portada que se aguanta gracias a un supercelo, jeje!

Pastillages y moldes para helados, grabado francés del s. XVIII

Pastillages y moldes para helados, grabado francés del s. XVIII

El librito está editado en el 82, lo cual me hace pensar: madre mía, tan desvencijada me veré yo que estoy editada dos años antes¿?¿?¿?

Bueno, que me enrollo mucho y me lío sola, a lo que vamos, la recetita, espero que la probéis y me contéis qué tal ha ido, están deliciosas!!

Ingredientes

1 huevo

1 taza de aceite frito (sí, yo también pensé, ein???)

1 taza de azúcar

1 taza, no llena, de aguardiente

una ralladura de limón

cáscara de limón

1 cucharadita de levadura química

Harina (lo mejor es la cantidad de harina que pone en el libro, o sea, ninguna! jajaj!! Yo utilice casi un kilo, pero este es el típico caso de recetas del “tú ya vas viendo” o “lo que te pida la masa”, exactas cantidades del mundo de la repostería, jeje)

Rosquillas anís 2

Lo primero que hay que hacer es freir una corteza de limón en una taza de aceite, enseguida notaréis el aroma de la cáscara. Dejáis enfriar este aceite.

Cuando esté frio, vamos al lío: en un bol batimos el huevo y le añadimos el aceite, mezclamos. A continuación añadimos el resto de los ingredientes y batimos hasta conseguir una masa homogénea. Y poco a poco vamos añadiendo la harina y mezclando. Como os he dicho antes yo utilice casi un kg, así que no desesperéis, lleva un ratito mezclarlo todo, jeje! Lo mejor es hacerlo con una cuchara o espátula de madera. La masa debe ser blanda pero se tiene que poder trabajar con las manos. La tocáis y cuando no se pegue a los dedos ahí está!

Con las manos un poco enharinadas, se van formando las rosquillas, uniéndolas bien en los extremos sino se abren. Marcarles bien, una vez cerradas, el agujero pasando el dedo para que agrande un poco. Se frien en aceite abundante y no demasiado caliente, tenéis que buscar un punto medio para que no se tuesten demasiado por fuera y se hagan bien por dentro. Creo que son unos 4 minutos para que estén bien hechas por los dos lados a temperatura media, dato del tipo “a ojo” o “tú ya vas viendo”…  Ah, en el aceite poner una corteza de limón!

Tendremos preparado un plato o fuente honda con azúcar glace y las empaparemos bien para tener el glaseado blanco como el de las fotos. Si lo queréis más ligero, las ponéis en un plato y solo se espolvorean con el azúcar glace en lugar de rebozarlas en él.

Y listas!! Consejo: no las hagáis demasiado finas, no se aprecia la textura de la masa y se secan más pronto. Conservar en lata.

Rosquillas anís 3

Espero que os haya parecido interesante y probéis la recetita y ya si me comentáis que tal ha ido o lo que os ha parecido sería el máximo!!!

Hasta prontitooo!!!