Pan de centeno

Pan, mmmm, pan!!! de trigo, centeno, maíz… de lo que sea! Hacer pan en casa es una auténtica delicia, el olor de levadura, verlo subir y ese aroma a pan recién horneado que no se puede comparar con nada.

Me encanta el pan de centeno, creo que más que el de trigo, cualquier pan que lleve mezcla de harinas tengo que probarlo! Este es el segundo pan de centeno que hago en casa y aunque se acerca mucho a lo que me gustaría que fuese, tengo que seguir probando pero está muy rico y al cortarlo me ha venido un aroma riquísimo.

Pan de centeno

No sé cuánto me he pasado buscando una receta que me parezca que va a salir buena y al final ayer entre mil recortes de revistas y apuntes encontré esta, no sé de dónde la saqué, seguramente la copié de alguna revista que no me pertenecía y no pude arrancar, jeje!

Pan de centeno

Aquí os la dejo, ha salido un pan bastante coqueto, creo yo y muy rico, con el tomatito y el café de la mañana estaba de vicio.

Pan de centeno

Ingredientes:

300 gr de agua tibia

25gr de levadura de panadero fresca

300gr de harina de centeno

200gr de harina de trigo integral

1cucharadita de cafe de sal fina

Preparación:

Muy sencillo: diluímos la levadura en el agua y la dejamos unos minutillos, mientras preparamos el resto de ingredientes.

En el bol de la amasadora o en un bol cualquiera si lo hacemos a mano, vertemos el resto de ingredientes. Añadimos el agua con la levadura y amasamos unos 3-5 minutos a máquina, a mano ya sabéis que hay que trabajarlo un poco más. Dejamos levar una hora.
Pasada esta hora le damos la forma que queremos, realizamos los cortes (yo siempre tengo miedo de cortar muy profundo y se me ha quedado ahí una cruz de quiero y no puedo, a la próxima hasta el fondo, jeje) y dejamos levar una media hora o cuarenta minutos más.

Precalentamos el horno a 210ºC, sólo abajo, introducimos el pan en el horno después del segundo levado y horneamos durante 45 minutos aproximadamente.

Sacamos del horno y ponemos a enfriar sobre rejilla.

Pan de centeno

Ya está, supersencillo, que para complicarnos la vida ya tendremos tiempo, ¿no?

Anuncios

PAN sin más, sencillo y rápido

PAN!!! oh, pan… qué alimento tan maravilloso! La verdad es que quería escribir una receta sobre pan cuando hubiera estudiado un poco el tema y pudiera aportar más informaciones que la simple receta, pero es que este pan es tan sencillito de hacer (lo hago yo así que es facilísimo) y me veo que no me pongo a estudiar el tema para poder daros alguna recomendación fiable y comprobada que directamente hoy os voy a dejar la receta para este pan que si no es el pan más sencillo de hacer del mundo, andará bastante cerca.

Desde hace mucho tiempo andaba dándoles vueltas al tema de hacer pan pero no se porqué no me he decidido hasta este invierno, y cuando lo hice mi casa era una fiesta: fiesta cuando encontré la receta, como os digo superfácil, fiesta cuando abrí el armario al instante y tenía levadura deshidrata de panadería, fiesta cuando empece a amasarlo, fiestaca cuando el pan empieza a subir, y cuando lo saqué del horno mi casa se convirtió en el carnaval de Brasil conmigo lanzando confetis, cantando y bailándole al pan… ay, qué rico está y era más bonicoooo!!!!

pan

Ale, ya me he desahogado, os cuento ahora cómo hacer el pan (las fotos son del primer pan y de uno de la semana pasada que hice con harina integral).

RECETA PAN

Ingredientes:

450 gr de harina blanca o integral

1 y 1/2 cucharadita de levadura de panaderia deshidratada

1 cucharadita de azúcar

1 y 1/2 cucharadita de sal

300 ml de agua tibia

Preparación

En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal. Batir, con el gancho de amasar, a baja potencia para que se mezclen los tres ingredientes. Añadir el agua y la levadura poco a poco sin dejar de amasar. Amasar durante 4 minutos a potencia media. Dejamos la masa en el mismo bol y la cubrimos con film transparente, cubrir luego con un paño. La dejamos levar durante una hora o hasta que haya doblado el volumen. Pasado este tiempo la amasamos muy suavemente para que expulse el aire tomado durante el levado (este paso ya podemos realizarlo a mano, porque es un amasado muy suave.

Recién amasado, listo para levar

Recién amasado, listo para levar

Mitad levado

Mitad levado

Pasamos nuestra masa a una superficie enharinada y le damos la forma deseada, es una masa ideal para hacer pan redondo y hogaza. Subimos los bordes hacia arriba para darle la forma redonda, le damos la vuelta y la cubrimos con un poco de harina, muy poca es solo para que no se nos pegue el film a la masa en el último levado. Volvemos a cubrir con film, la dejamos reposar unos 30-40 minutos.

Preparado para el segundo y último levado

Preparado para el segundo y último levado

Precalentar el horno a 220ºC. Calor solo abajo. Si queréis que se dore un poquito más por arriba poner el grill suave los últimos 5 minutos.

Pasado este tiempo, hacemos las marcas al pan (proceso que a mi me está costando bastante como podéis ver en las fotos) y lo metemos al horno durante 30 minutos.

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Et voilà!! nuestro pan está listo. Muuuuy sencillo y rápido, no me digáis que no??

Para conservarlo yo lo cubro con un paño fino (y limpísimo, claro está), y queda bien así, pero podéis ponerlo en un recipiente hermético si lo preferís.

Este pan, por su forma y textura es ideal como tostada de desayuno, para preparar un delicioso “pa amb tomaca”… pero viene bien a cualquier hora del día, como todos los panes!

Una vez más espero que os haya gustado la entrada y si no os habéis lanzado todavía a la elaboración de pan casero, con esta receta os aseguro éxito total!!

Os dejo un enlace a un video que me tiene enamoradita, preparación de pan exprés, masa levando y volviendose loca, panes en el horno… la única pega: que no se puede oler!! http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=R6RoGq_L9j4

CARROT CAKE

Llevo como un par de meses con el carrot cake dando vueltas a mi cabeza, he leído mil recetas, visto fotos, comparado frosting… Las he visto planitas sin relleno, redondas, de un piso de tres, con decoración de zanahorias de fondant, con almendras, con nueces, recetas para cupcakes… arrrg!!! Y no podía decidirme, hasta que el sábado por fin dije: se acabó, me metí en “Cupcakes a gogó” y ala, a buscar la zanahoria… Madre mía, qué pinta tienen los cupcakes de zanahoria que tiene Belén en su blog, pero no me apetecía hacer otra vez cupcakes… así que cogí su receta e hice algún minicambio y la hice para tarta. Su receta la podéis ver aquí y la mía aquí abajo.

 

 

CARROT CAKE o cómo no querer que se acabe lo que tienes en el plato

Ingredientes (con estas cantidades he hecho una tarta en molde de 20cm de diámetro y dos capas, es decir, una de relleno)

200 gr de azúcar moreno

140gr de harina integral

60gr de nueces molidas (yo lo he hecho con el molinillo de café)

150gr de aceite de girasol

250gr de zanahoria rallada

2 huevos

1 y ½ cucharada de canela en polvo

1 cucharadita de jengibre (aunque creo que la próxima le pondré más)

2 cucharaditas de levadura

Eso sí, para la preparación he seguido a rajatabla la receta de Cupcakes a gogó, es decir: todo a saco en el bol y mezclando con alegría. Aunque primero puse la zanahoria, el aceite y el azúcar y lo deje unos 5-7 minutos para que el azúcar se fuera empezando a deshacer un poco.

Verter todo en un molde de 20cm y hornear a 180ºC durante unos 45 minutos, os aconsejo echar un vistazo pinchando con un palillo cuando lleve 35 o 40 minutos… ya se sabe esto de que cada horno calienta de una manera distinta.

Se saca del horno y dejar unos 10-15 minutos en el molde y luego pasar a enfriar sobre una rejilla.

El resultado es un bizcocho con un aroma a canela magnífico y superesponjoso y jugoso.

Ayy, el relleno, vamos con él! Crema de queso, o algo así debe llamarse; intenté hacerlo una vez siguiendo una receta de “Objetivo: Cupcake perfecto”, pero cuando fui a comprar me dije, uy, el queso light: gran error! El queso tiene que ser graso como bien dice la receta, pero yo a lo mío… Como tampoco me acabó de convencer, aunque evidentemente fui yo que hice algún error más, para esta crema me he dedicado a ir probando con las cantidades a medida que la iba preparando hasta que tuvo la consistencia que buscaba.

Así que son estas:

140gr de queso de untar graso (mínimo 23% de materia grasa,¡ toma ya!)

80 gr de mantequilla

320-340gr de azúcar glace tamizado. Esta vez han sido 340 pero creo que con 320 estará también genial, por si queréis eliminar un poquito de dulce, jejeje!

Vainilla

Mezclar todo con las varillas en un bol; se puede preparar para usar directamente o con antelación. Yo lo preparé la noche anterior, se cubre bien con film, que esté pegado a la crema o en bote cerrado, y el día siguiente lo he batido un poco a mano y listo para usar.

He partido el bizcocho en dos(como podéis ver en la foto de arriba), lo he rellenado y lo he cubierto con más crema y con nueces picadas. He usado unas 8-10 y las he picado poco a poco con cuchillo. Se puede hacer con picadora, pero quería ir viendo cómo iban quedando los trocitos, y que tenía bastante tiempo para hacerlo!

Me encanta el dorado de la piel de la nuez.

Lo he metido en la nevera y nos lo hemos comido como una hora y media después, estaba perfecto! Como os digo un bizcocho muuuuuy jugoso y la crema casa perfectamente con el sabor de la canela! Además es light… ejem, bueno, que lleva la harina integral, jijiji!!!

Espero que lo probéis porque es verdaderamente una delicia!