Helado de leche merengada my way

Hoy os traigo una receta de … ¡helado! por si alguien no lo había notado por el título, ¡jejeje!

Una de las cosas buenas de esta receta, a parte del sabor, la cremosidad y lo refrescante del helado en sí, es que puedes aromatizar la leche a tu gusto, con más canela, sin canela, jengibre… las especias que te apetezcan. ¿El truqui? dejarlo infusionar bastante tiempo, para que la nata y la leche adquieran todos los sabores de tus especias elegidas.

Helado Leche Merengada

HELADO DE LECHE MERENGADA

Ingredientes

800 gr de leche entera

400 gr de nata

4 yemas L

150 gr de azúcar blanco

50 gr de azúcar invertido

1-2 ramas de canela

la cáscara de una naranja

la cáscara de 1 limón

2 bolsitas de té chai especiado (opcional)

anís estrellado (opcional)

Preparación

En primer lugar, preparamos una cazuela con la leche, nata, el azúcar invertido, las cáscaras, canela, té… y, a fuego medio, llevar a ebullición.

Dejar hervir, a fuego bajo, unos 7 -10 minutos. Apagar el fuego y dejarlo infusionar, al menos, 20 minutos.

Después de este tiempo de infusión, colar y llevar al fuego medio otra vez.

A parte, en un bol ponemos las yemas y los 150 gramos de azúcar, mezclamos bien y cuando la leche vuelva a hervir vertemos un poco sobre las yemas, remover bien e incorporar al resto de la leche, siempre a fuego medio. Esta mezcla no debe volver a hervir, solamente hay que continuar removiendo hasta que adquiera la textura suficiente como para impregnar bien la cuchara o espátula. La temperatura ideal está en los 85ºC.

Retirar del fuego y dejar enfriar.

Con heladera: proceder según el modelo que tengáis.

Sin heladera: una vez bien frío, verterlo en el molde que hayáis elegido y al congelador. Dejar unas dos horas, y después empezar a removerlo cada 30-40 minutos. Así evitamos que cristalice y conseguimos que se vaya congelando uniformemente.

Helado-leche-merengada

Y listo! Un helado con un gran sabor especiado, dulce y muy agradable en cuanto a textura. Muy cremoso y apetecible.

Podemos variar nuestra leche merengada utilizando las especias que más nos apetezcan para infusionar, y darle nuestro toque diferente.

Si alguien se anima a probarlo, que nos cuente a todos los devoradores en la página de facebook, para que podamos verlo y relamernos!!

LecheMerengada

Montse

Anuncios

Dulce de membrillo milagroso

Aquí estamos los membrillos y yo… ¡qué pesadilla con los membrillos! y qué pesadita yo en facebook con los membrillos, jajaja…

Esta es una receta que conozco hace dos años pero se me ha ido pasando el tiempo y los membrillos sin prepararla, pero este año… ¡no! tenía que hacerla ya, sí o sí. Es un dulce o mermelada de membrillo riquísimo, con un sabor diferente del dulce de membrillo tradicional, que por cierto mi abuela hizo durante muchísimos años y no sé si tendré la receta rescatada, habrá que buscarla (pensamientos que se me vienen mientras os escribo). Total, que el otro día en la frutería vi los membrillos y dije “¡a por ellos!”. Revisé de paso el membrillo de mi casa (¿se le llama así al árbol que da membrillos?) y ya los que quedaban no daban más de sí, pobrecicos, pero los pájaros se han dado un buen festín con ellos… alguien los ha disfrutado.

La receta es sencilla, pero requiere tiempo, paciencia y atención, mucha atención. Como ya sabréis los devoradores que seguís la página, estos membrillos me han dado algún disgustillo que he pasado con bastante soltura y sin desquiciarme porque al final el dulce está absolutamente delicioso…

Paso a contárosla ya, que me lío sola y esto tiene unos cuantos pasos, de esos que te hacen darte cuenta de las maravillas de la cocina, de lo bueno que es dejar a los ingredientes su tiempo y sus ritmos para compenetrarse a la perfección, de esos que te hacen apreciar un trozo de pan untado tomado al sol…. tenéis que ver el vídeo que os dejo más abajo enlazado con la receta original.

Membrillos macerando

DULCE DE MEMBRILLO MILAGROSO

Ingredientes

Para 1kg de membrillos

750 gr (o menos) de azúcar moreno (yo tenía 1300 gr de membrillos y puse 800 de azúcar)

zumo de 1 naranja grande o dos pequeñas (y sus cáscaras)

zumo de 1 limón (y la cáscara)

1 cerveza negra o trigo tostado (con personalidad, carácter y sabor. Yo usé una Grimbergen Double-Ambrée, cebada y trigo)

1 – 2 ramas de canela

1 anís estrellado (opcional)

Preparación

Lavar, pelar y descorazonar los membrillos. Reservamos en un tupper las pieles y corazones y pepitas en la nevera. En un bol, recipiente con tapa o en la misma cazuela donde los vayamos a cocinar, poner los membrillos troceados, el zumo de naranja y limón y las cáscaras (bien limpias antes de exprimir el zumo) y el azúcar moreno. Lo removemos bien y se deja macerar un mínimo de 12 horas. Yo lo dejé casi 24, ¡aquello era un espectáculo!

Al cabo de las horas de maceración, ponemos la cazuela a fuego vivo hasta que empiece a hervir bien y añadir las peladuras, corazones, la rama de canela y el anís y bajar el fuego; dejar cocinar a fuego lento hasta que se vuelva meloso, oscuro y denso. En este momento subimos el fuego de nuevo y le añadimos la cerveza y dejamos cocinar a fuego vivo. ¡Atentos! es el momento de no abandonar los membrillos ni dos minutos, porque eso puede ser fatal y que te pase como a mí que se me quemó, no tanto como pensé al principio pero mejor que no se nos queme nada, ¿no?

membrillos
Cuando vuelva a retomar su textura densa y oscura ya lo tenemos listo. En este momento tenemos dos opciones, usar la batidora con la que se obtendrá una textura más suave, sin tropezoncillos… o, pasarlo por el pasapuré, yo opté por esta segunda (tengo otra tanda de membrillos que pasará por la batidora para ver el resultado). En ambos casos no deshechamos nada más que la canela y el anís (yo dejé las pieles, algunas acabe quitándolas al final pero podéis quitarlas todas desde el principio, a ojo personal).
Cuando lo tuve bien pasado, vi que me había quedado muy espeso (bastante hicieron los pobres membrillos), así que los puse al fuego suave y les añadí unas cucharadas de agua, integré y listo. Lo metí en los tarros y éstos del revés sobre un paño húmedo hasta que estuvieron bien fríos.

El resultado es un dulce delicioso, con un aroma a cítricos y canela insuperable y también me ha gustado mucho el suave recuerdo del anís… Una delicia sencilla y a disfrutar sin moderación, jeje!

Desayuno membrillo

La receta es del Gipsy Chef y la podéis encontrar aquí, disfrutar leyendo la historia y las preciosas fotos y también podéis ver un dulce y relajante vídeo sobre la misma en su canal de youtube.

Magdalenas veganas de calabaza y cacao

Decir que están magdalenas son jugosas, sabrosas, que se deshacen en la boca sería mentir… porque son muchísimo más que todo eso: ¡¡¡espectaculares!!!

Magdalenas veganas calabaza

Otro plus es que son veganas, bueno, es un plus para mí, que aunque no soy vegana ni vegetariana ni creo que nunca tenga la fortaleza ni suficiente convicción para convertirme, me llama mucho la atención este tipo de alimentación  e intento investigar y aprender y preparar en casa bizcochitos, magdalenas… veganos; sobre todo el tema de poder hornear sin huevos me parece de lo más interesante, cuantas más opciones para alimentarnos tengamos mejor, así que desde hace 15 días he probado dos recetas de magdalenas veganas, usando en las dos calabaza, fruto que he descubierto este año (para mis recetas quiero decir) porque jamás lo había usado y este año me estoy poniendo las botas, si queréis podéis visitar el bizcocho de calabaza, la tarta de calabaza… recetas, que junto a esta que os presento hoy, ya están en el cuadro de honor de mi recetario… ¡¡Deliciosa calabaza!!

Veganas_calabaza

En fin, que no me lio más y aquí os pongo ya la receta de las magdalenas, ya veréis que no se puede hacer una receta más sencilla en cuanto a preparación.

MAGDALENAS VEGANAS DE CALABAZA Y CACAO

Ingredientes

150 gr de harina

150 gr de azúcar moreno

150 gr de calabaza (ya horneada)

30 gr de almendra molida

20 gr de cacao puro

150 aceite de girasol (quizás podéis probar entre 130-140gr)

160 gr de manzana picadita a trocitos pequeños

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de bicarbonato

ralladura de piel de naranja

1 y 1/2 cucharadita de canela

1 y 1/2 cucharadita de jengibre (yo le puse dos pero porque me pirra el jengibre, si no os gusta tanto rebajar a una y listo)

Preparación

Precalentamos el horno a 170ºC, preparamos nuestros moldes para magdalenas y pasamos a la preparación de la masa.

Como os digo, la preparación lo más complicado del mundo: cogéis un bol y ponéis en él todos los ingredientes, mezcláis y listo. Creo que está al alcance de cualquiera, ¿no?

Verter la masa en las cápsulas de las magdalenas y al horno durante 25-30 minutos. Pinchar con un palillo para asegurarnos que están bien cocinandas. Sacamos del horno y dejamos reposar unos minutos en el molde, depués enfriar en rejilla.

Y así de fácil es tener unas magdalenas maravillosas para el desayuno (o cualquier momento del día). Son tan jugosas, cremosas, tiernas…. me he quedado un poco alucinada con el resultado, tanto que ya me he comido una y media (que no me oiga la dietista, jeje).

magdalenas calabaza veganas

Os aconsejo fervientemente que las probéis, no os arrepentiréis y si las preparáis, contadme, eh???

Hasta la próxima devoradores, muchas gracias por la visita!!!

Bizcocho de calabaza y… ¡¡¡cumpleaños feliz!!!

Pues ya ha pasado un año… Rapidito pasa el tiempo, sobre todo cuando echas la vista atrás. Un año desde la primera entrada, y unos 3 desde que en algún momento me pasó por la cabeza crear un blog, sólo tardé dos años en decidirme, porque en verdad hay que plantearse si presentas cosas nuevas, cómo orientarlo… un montón de cosas que muchos de los me leéis ya sabéis, y a este punto pienso: no, no es que sea yo la innovación bloguera personificada, pero seguro que a alguien le han venido bien las recetas, (eso espero!) y en estos momentos estoy pensando en los cambios que quiero para el blog y cómo quedará después de hacerlos, pero si para crearlo tardé un par de añitos para los cambios ya veremos… aunque me gustaría haber empezado con ellos antes de que acabe el año, piano piano si arriva lontano, ¿no?

Así que mi balance de este año es totalmente positivo, aunque debería ser más estrica conmigo misma y más constante pero vengo así de serie, jajaja; estoy muy contenta con la gente que he ido conociendo gracias a este mundillo y muy agradecida a todos los que visitáis el blog y seguís la página de facebook porque evidentemente sin nadie al otro lado… imposible! Muchas gracias a todos los devoradores por estar por ahí, y vamos a por otro añito!! Ah! y gracias en especial, porque sin ella sí que no estaba aquí, eso seguro, a mi amiga Jéssica, periodista, bloguer, coach, mamá… superwoman, vamos, porque un día le mandé un mensajito coméntandole que tenía en mente que tal vez podría abrir un blog, y creo que fue en menos de una semana que nació Devórame, asi que Jéssica, “moltes gràcies perla”!!

Bizcocho de calabaza / Pumpkin cake

Ahora, sí, ahora viene lo bueno de verdad… Ya lo habéis visto, anda que no estoy pesadita con el bizcocho de calabaza en la página, pero es que no pensaba que iba a quedar tan rico, jugoso, con un sabor potente, un aroma que llena la casa desde la media hora de cocción… mmmm! Enamoraica estoy, y eso que sólo probé un minitrocito….

Os cuento, no es mucho más que un bizcocho de yogur reconstruido, jajajajaja!! Me compré bolsitas de té hace un par de semanas, té chai con especias (cardamomo, jengibre, canela ….), está delicioso, y mientras lo tomaba pensaba en un bizcocho, y como tenía dos hermosas calabazas, me puse a pensar un poco más y esta es la receta que salió de tan gran meditación, jaja!

Bizcocho de calabaza / Pumpkin pie

BIZCOCHO DE CALABAZA, TÉ CHAI, ESPECIAS Y CIRUELAS PASAS

Ingredientes

200 gr de calabaza ya horneada

200 ml + 50 ml de leche (sustituibles perfectamente por leches y nata vegetales)

3 bolsitas de té chai con especias (no es imprescindible, pero quise probar)

300 gr de azúcar moreno

150 ml de aceite de girasol

450 gr de harina integral

1 y 1/2 cucharadita de levadura

1/2 cucharadita de bicarbonato

1 cucharadita (o menos) de jengibre

1 cucharadita de canela

2 cucharadas de miel

50 gr de ciruelas pasas troceadas y después enharinadas

Preparación 

Precalentar el horno entre 160ºC-170ºC con la función del ventilador, (lo hice así porque al horno esta semana le ha dado por decir que solo trabaja con ventilador), pero lo podéis hornear a 180ºC sólo abajo durante casi una hora.

En primer lugar ponemos a hervir la leche con la nata e infusionamos las bolsitas de té. Las dejamos dentro y cubierto hasta que enfríen. Después de haber hervido la nata habrá reducido con lo que nos queda unos 150 gr de nata, de ahí las proporciones de azúcar, aceite y harina (ya sabéis, doble, la misma cantidad y triple, respectivamente, según el bizcocho de yogur).

Cuando ya esté fría la nata retiramos las bolsitas de té y la colamos. Mezclamos esta nata con el azúcar y la calabaza asada y hecha puré, no es necesario batidora yo lo hice con un tenedor y también este primer paso de mezcla.

A continuación añadimos el aceite y mezclamos bien; después la miel y volvemos a mezclar. Por último, incorporamos la harina, levadura y bicarbonato tamizados. También las especias. Mezclamos bien para que se integren perfectamente todos los ingredientes. Para finalizar, las ciruelas troceadas y enharinadas, en dos tandas, para que llegue bien los trocitos a toda la masa.

En un molde de bizcocho alargado engrasado con aceite o mantequilla, vertemos la masa y la repartimos bien por el molde. Espolvorear con un poco de azúcar panela o azúcar moreno.

Horneamos a 160ºC, con ventilador, durante una hora y cuarto aproximadamente, ya sabéis un pinchacito nos revelará el punto de cocción.

Bizcocho de calabaza / Pumpkin pie

Ya lo véis, sencillo, jugoso, perfecto para un té o un buen chocolate a la taza… Llega el otoño!!
Y hasta aquí por hoy, espero que os haya gustado y vuelvo a daros las gracias por las visitas durante este año, espero que estemos juntos al menos otro añito más!! ah, y que este año devorador que empieza hoy os animéis más a dejar comentarios, que gusta mucho!! ;)

Besazos!!

montse