Bizcocho de naranja

¡Queridos! contra todo pronóstico he decidido ponerme a escribir una entradita, porque se me van acumulando las recetas, las fotos y tengo miedo que se me vayan olvidando las recetas que tengo por ahí pendientes…

Hoy os traigo una receta de desayuno o merienda o cualquier hora del día, para que nos vamos a engañar. En mi casa somos muy de bizcochitos, magdalenas, etc para el desayuno y me niego a tener que comprar nada de esto, así que los domingos o los lunes siempre horneo alguna cosita que nos va a servir de desayuno unos días, hay que decir que no suele durar mucho.

Bizcocho de naranja

Últimamente horneo siempre unas magdalenas receta de Aliter Dulcia que son extremadamente deliciosas, jugosas y esponjosas pero hace unas semanas me dio por cambiar, que dicen que en la variedad está el gusto, ¿no? así que saqué uno de los libros reliquias familiares de recetas y me puse a buscar bizcochos, ¡ese libro es una mina!

Vamos con la receta, que hoy ando un poco parca en palabras, aunque no lo parezca…

BIZCOCHO DE NARANJA

Ingredientes

200gr de mantequilla punto pomada

4 huevos

200gr de azúcar

2 naranjas

400gr de harina

3 cucharaditas de levadura en polvo

Preparación

Precalentar el horno 180ºC.

En primer lugar, batimos las yemas con el azúcar y la mantequilla hasta obtener una masa bien cremosa; a continuación, añadimos el zumo de una de las naranjas y la ralladura de las dos, mezclamos. Continuamos añadiendo la harina y la levadura y vamos mezclando poco a poco, podemos hacerlo con espátula.
A parte, montamos las claras a punto de nieve y las añadimos poco a poco y con movimientos suaves al resto de la preparación.

Vertemos en el molde, yo lo use de 24 cm, engrasado o preparado con papel de hornear y al horno durante unos 45-55 minutos.

Cuando lo saquemos del horno, y sin retirarlo de su molde, lo pinchamos un poco por toda la superficie y con ayuda de un biberón lo rociamos con el jugo de la naranja que nos queda mezclado con una cucharada de azúcar glace (o dos al gusto). Dejamos unos minutitos y lo desmoldamos y ponemos a enfriar sobre rejilla.

Bizcocho de naranja

Es un bizcocho consistente y el hecho de rociarlo con el jugo estando aún caliente lo hace jugoso y con un intenso sabor a naranja, riquísimo para el desayuno con su zumito de naranja y el cafelito, ¡mmm! (ah, y sí,  me gusta mojar el bizcocho en el zumo de naranja… ¡jijiji!)

Bueno, espero que os haya gustado, es una receta sencilla y muy rica y creo que es importante que abandonemos los productos industriales y comamos las cositas que preparamos en casa… seguro serán mejores, de mejor calidad y más sanas.

¡¡Besazos y muchas gracias por la visitaaa!!

GALLETAS, galletas, galletaaaaas!!!

(desde el 21 de diciembre tengo esta entrada empezada… lo mío no tiene nombre! aunque me consuelo pensando en el “más vale tarde que nunca” jijiji! Espero que os guste y probéis a hacer las galletitas, son un vicio, jeje)

Pues sí, este post va ir de galletas, por si el título dejaba muchas dudas a la imaginación, jeje!!

Tanto preparar galletas últimamente he pensado que ya pongo bien la recetita y a ver si alguien se anima a prepararlas para mi, aunque casi diría que mejor otra cosa, porque a este paso me veo preparando galletas sonámbula! jajaja!!

Galletas viajeras

Galletas viajeras

Intentaré no ser tan pesada como otras veces, por los que leéis y por mi, que no tengo mucho tiempo: tengo galletas para hornear, y no es broma, me están esperando desde hace un rato, pero… buff, más galletas!

La verdad es que no se me había pasado por la cabeza y una amiga me dijo: porqué no pruebas a hacer galletitas danesas??? y claro, tardé un par de semanas pero a ello me puse. Y es que no se me pueden decir esas cosas, porque si me comentan algún postre o receta o algo nuevo para probar no me puedo aguantar!!! tengo que intentarlo, aunque a veces tarde meses, jejej… es mi modus operandi, qué se le va a hacer!!

galletas danesas II

Pues bien, como todo esto cuando no conoces una receta tampoco sabes si las que estás mirando son las más adecuadas, si conseguirás el punto que quieres, porque a veces pruebas recetas que no sabes porqué y aún siguiéndolas al pie de la letra no salen y eso fastidia un poquito, no??

Bien, pues me decidí por una que realmente salió buena no, exquisita! madre mía estas galletas están buenísimas!! Si las haces con ganas e ilusión te salen ricas, si las haces un día con poco ánimo salen ricas, si te da por probar cambiando las especias te salen ricas, vamos que sí o sí estas galletas están buenísimas siempre.

Las primeras

Las primeras

Os dejo dos variantes, la original y la variante que le hice para las galletitas de jengibre (tampoco es un cambio muy radical de ingredientes), mmm!!

Ingredientes

375 gr de harina

200 gr azúcar

225 gr de mantequilla a temperatura ambiente y ya blandita

1 huevo

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 cucharada de zumo de limón

½ cucharadita de sal

Batir la mantequilla con el azúcar, unos minutitos, para que el azúcar se deshaga bastante. Añadir el huevo, la esencia de vainilla, el zumo de limón y seguir mezclando (si lo hacéis a maquina a mínima velocidad y luego con la harina ir aumentando a medida que veáis que le va costando un poquito a la máquina.

Añadir la harina, yo lo hago poco a poco por ir viendo como va cogiendo la masa. Cuando está toda bien incorporada amasar a mano.

Hacemos dos bolas con la masa y las envolvemos en film transparente, yo las aplano un poco, para que sea más fácil de estirar con el rodillo después. Las metemos en el frigo, alrededor de una horita; la masa tiene que estar bien fría para que salga bien del cortador de galletas, así conseguimos las galletas igualitas, aunque mis hombres de jengibre suelen ser uno de cada manera, jeje! pero no me importa, en la variedad está el gusto, no??

galletas danesas IV

Cuando ya tenemos la masa fría y por tanto, más durita, la sacamos y la estiramos con el rodillo, es posible que os cueste un poco, pero como os digo es más fácil si en lugar de en bola la guardáis ya un poco aplanada. La dejamos de unos 5mm de grosor, creo (echar un vistazo a la foto) y pasamos a cortarla con los cortadores que hayamos elegido y las disponemos sobre una bandeja de horno cubierta de papel.

Es más cómodo estirar la masa con un papel de horno cubriéndola porque así evitamos que se pegue al rodillo

Es más cómodo estirar la masa con un papel de horno cubriéndola porque así evitamos que se pegue al rodillo

Antes de este proceso, encender el horno y precalentar entre 200ºC y 220ºC. Una vez tenemos las galletas preparadas sobre la bandeja, no es necesario separarlas mucho puesto que no crecen al hornear, metemos la bandeja en el horno entre 8 y 10 minutos, o hasta que los bordes empiecen a dorarse un poquito. Dejar enfríar en la bandeja, por lo que es interesante tener un par o tres bandejas de horno, porque con estas medidas salen bastantes galletitas.

galletas danesas V

Con unas guinditas (las mías igual eran un poco grandes)

Con unas guinditas (las mías igual eran un poco grandes)

galletas danesas VII

Para las galletas de jengibre, que están riquísimas y muy sabrosas: añadimos a la masa anterior 1 cucharada de canela y dos o dos 1/2 de jengibre, a mi me gustan con mucho sabor a jengi así que siempre me parece que me quedo corta y les suelo echar luego otra(s) pizca mientras voy amasando, jeje! No pongo la esencia de vainilla cuando las hago así.

Jengibre

Jengibre

Jengi man!!

Jengi man!!

Danesas de ayer, hoy y siempre (jeje)

Danesas de ayer, hoy y siempre (jeje)

Bueno, pues por fin, por fin, acabé la entradita de las galletas que poco más y tardo un mes en tenerla lista, qué malo es perder la rutinaaa, bueno, malo no que a mi me ha venido de vicio!! y ahora debería ser el momento en el que prometo una entrada mínimo a la semana, pero como no está bien hacer promesas que no sabemos si vamos a cumplir, pues os digo que le pondré empeño para hacer entraditas más seguidas y también intentaré tener la camarita a mano para hacer muchas fotos de la elaboración!

GRACIAS POR LEER, COMENTAR Y COMPARTIR!!  Se agradecen mucho los comentarios, no os cortéis! jajaja!! Besoooos!!!!

PS: la recetita la saqué de aquí: http://www.cocinillas.es/2012/05/receta-de-galletas-danesas/

Nubes o marshmallows

Os dejo un copia y pega desde una fotito del fb, espero que las probéis!! Están tan ricas!! A disfrutar!

2 sobres de gelatina neutra / 1 sobre más una cucharada de otro de gelatina de fresa (o limón, frambuesa… según gusto) / 200 ml de agua / 300 gr de azúcar / azúcar glace o maizena para espolvorear el molde y sobre las nubes

PREPARACIÓN: llevar el agua a ebullición y cuando hierva añadir el resto de ingredientes, remover y bajar el fuego al mínimo durante unos 5 minutos.
Cuando pasen los 5 minutos verter la mezcla en un bol para batidora de varillas, y batir sin miedo hasta que enfríe y consigáis una textura tipo merengue.
Podéis verterlo en un molde grande plano cubierto de film transparente y espolvoreado con maizena o azúcar glace y taparlo con más film. Dejarlo mínimo de 12 horas y cortarlo al día siguiente según el tamaño preferido. También podéis utilizar manga pastelera y rellenar pequeños moldes de madalenas o hieleras pequeñas, siempre espolvoreado con azúcar glace o maizena (yo prefiero con maizena, bastante azúcar llevan ya en la receta, jeje). Cubris y al día siguiente se pasa a un envase hermético para que no se reseque.

Están geniales, las habéis probado con cacao bien calentito??!! mmmmm!!!

Nota: cuidadín con el tiempo que tardáis entre rellenar la manga pastelera y rellenar los moldes, porque la mezcla empieza enseguida a coger aire y a ponerse superesponjosa con lo cual la textura de la masa nos dificulta un montón usar la manga y además no queda bien. 
Si os llegara a pasar esto (un par de veces lo he sufrido yo) podéis volver a calentar la gelatina y recupera su estado líquido y vuelta a empezar

DSCN9363 DSCN9592

Merengue, merenguito, merengón!!

Hola!!!!!!

Hace días que debería tener esta entrada escrita pero es que me lío yo sola… A ver, me explico un poco, en principio yo soy una persona bastante organizada pero claro, a mi manera, con lo cual tras esta apariencia de organización existe un caos relativamente importante… Soy la reina de los post-it, las listas en papelitos que voy haciendo y dejando por todas partes, los recordatorios en el móvil, las libretitas (cada una para una cosa y todas para nada…)…. así que siempre estoy diciendo la misma frase, o al menos el mismo comienzo de frase: “tengo que…” Siempre “tengo que…”algo, pero ese algo puede acabar haciéndose dos meses (o dos años) después de la primera vez que lo menciono…

¿Por qué os largo este rollo? pues porque me gusta hablar más que a un loro, y como no lo puedo dejar grabado pues lo escribo, agradezco que leáis y espero que entendáis algo de lo que voy explicando en estas entraditas…

Pues bien, llega el momento: merengueeee!! El merengue para mi es como una nubecilla del cielo caída para endulzarnos la vida… (de esas nubes blancas y esponjosas que bailan por el cielo azul limpio y despejado… mmmm, me estoy viendo en la playa, tumbada y relajada… jajajaj). En fin, que me pierdo, lo véis es que hasta para esto me debería hacer una lista primero, jejej!!

Merenguitooo

Como ya sabréis hay varios tipos de merengue y depende un poco para qué lo queramos elegiremos una manera de hacerlo u otra. Mi preferido es sin duda el merengue italiano. Es un merengue queda extremadamente blanco, brillante, duro, cremoso-esponjoso… lo adoro! y es una auténtica tentación y luego pecado para mí!

Cuando lo preparo lo hago de dos maneras que siempre requieren calor, de un modo u otro. Si hacéis merengue sin darle calor, obtendreís merengue francés, es un merengue mucho más espumoso, pero que baja enseguida, y cuando lo dejáis un rato en un bol tiende a crear un liquido que es imposible (o al menos para mí) reincorporar al resto de claras montadas. Por eso prefiero el italiano, porque además puedes hacer lo que quieras con él.

Unos sencillos merengues, sin más, pero con un toque especial ;-)

Unos sencillos merengues, sin más, pero con un toque especial ;-)

Allá vamos, os dejo dos maneras diferentes de hacer el merengue italiano, yo he usado las dos aunque últimamente me decanto por la segunda, pero porque me resulta mucho más cómodo (sobre todo desde que tengo mi maravillosa Kitchen Aid, y es que no veo la forma de ponerla al baño María, jaja)

MERENGUE #1 (merengue suizo)

Ingredientes

2 claras (60 gr)

350 gr de azúcar

1 cucharadita de azúcar vainillado o unas gotitas de esencia (solo si lo queréis con el toque de vainilla, yo creo que no se lo he puesto nunca)

6 cucharadas de agua

Preparación

Preparamos un cazo con agua para el baño María. Ponemos todos los ingredientes en bol apto para calor. Se bate al baño María hasta conseguir el merengue, lleva un ratito, hay que tener paciencia. El resultado debe ser un merengue muy blanco y brillante y esponjoso. Siempre sale, solo hay que tener paciencia, son unos 10-12 minutos de marcha, pero merece la pena!

(ui, no se ni cómo encontre una fotito del momento preparación, ahí va!!)

Blanco y superbrillante

Blanco y superbrillante

MERENGUE #2 (mi ojito derecho) (merengue italiano)

Ingredientes

75 gr claras

50 gr de agua (50 ml)

200 gr de azúcar

Preparación:

La receta que os doy ahora es para hacer con termómetro de azúcar, pero vamos, que yo he pasado media vida sin termómetro (de hecho, más de media porque lo recibí hace 4 días exactamente) y el merengue sale igual.

Ponemos las claras en el bol y con las varillas de montar preparadas.

Se pone a calentar,en un cazo, el agua con el azúcar, cuando alcanza los 105º empezamos a batir las claras a velocidad alta para que cojan mucho aire y enseguida veréis que se ponen blancas y espumosas. Enseguida el agua y azúcar alcanzarán los 118ºC, entonces verter en las claras, poco a poco, sin dejar de batir. Continuar batiendo hasta que el merengue enfríe. En cuanto le pongáis el azúcar veréis que la mezcla empieza a volverse completamente blanca y poco a poco se pondrá superbrillante y cremosa. Seguramente habrá que batir alrededor de 10 minutos, también hay que tener en cuenta la potencia de la máquina y demás, pero no serán menos de 8-10, como os digo.

Cuando retiréis las barillas del merengue hay que conseguir el efecto “pico” es decir quedan dos picos que no caen marcados en el merenque, bueno, uno en el merengue que queda en el bol y otro en las varillas. ¡Qué penita no tener foto para mostraros!

Pues así de facilísimo, si no tenéis termómetro no hay problema, tendréis que esperar a que el azúcar hierva a borbotones, no esperéis demasiado, que no oscurezca o empezará a convertirse en caramelo. El resultado será perfecto igualmente.

Muchas veces encontramos recetas que nos dicen que es bueno ponerle unas gotitas de vinagre o limón o crémor tártaro… yo no lo hago nunca y siempre me queda un merengue como el que véis en las fotos.

Evidentemente, en los dos casos las cantidades son variables, es decir, si queréis menos pues la mitad o ir multiplicando hasta el infinitoooo….

Y ya sabéis, esto es darle imaginación al tema, podéis hacer con este merengue lo que queráis!!

Como topping para vuestros cupcakes

Como topping para vuestros cupcakes

Este merengue no está pasado por el horno, normalmente la capa exterior va secándose poco a poco y forma una fina costra crujiente, ayy!!

Con el bizcochito de limón queda perfecto, suave y dulce

Con el bizcochito de limón queda perfecto, suave y dulce

Este merengue sí pasó por el horno, pero no estaba encendido, sólo aproveché el calor residual para que la capa de fuera se hiciera más gruesa, creo que se puede apreciar un poquito en las fotos (el enfoque y yo… ejem)

Tan sencillo como decorar y rellenar una tarta (con bizcocho, hojaldre...)

Tan sencillo como decorar y rellenar una tarta (con bizcocho, hojaldre…)

O si queréis un bocadito, o dos o tres, delicioso, jugoso y crujiente no dejéis de probar a meterlos en el horno… La temperatura y tiempo de cocción puede variar bastante, pero no se recomienda sobrepasar los 100ºC o 110ºC. Yo suelo ponerlos a unos 100ºC y si el horno sigue en marcha no los dejo más de 30 minutos, porque me gusta que quede el centro jugoso y no todo el merengue seco. Otras veces aprovecho el calor residual del horno y con éste apagado los meto hasta que enfría del todo el horno. Así que creo esto es más por gustos que otra cosa. Si sólo queréis una capita exterior crujiente, no más de 10-15 minutos a temperatura muy bajita.

Aquí os presento mis minialmendrados, más majetes, jeje!! los suelo hacer grandes, pero compré estas cápsulitas tan minis y… total, que quedaron supercucos!

Muy sencillo: un poco de merengue, almendra laminada y cubrir con más merengue

Muy sencillo: un poco de merengue, almendra laminada y cubrir con más merengue

Espero que os haya gustado la entradita, no dudéis en dejarme vuestros comentarios!! Gracias por entrar y leer!!

PS: y para dar fé de que lo que digo al principio es cierto, empecé a escribir esta entrada el 10 de diciembre (por la mañana, para ser más exactos) y la estoy acabando el día 17 de diciembre y es casi la hora de cenar… :-)