Le Saint Honoré

Os traigo hoy un clásico de la pastelería francesa, lo tenía en el punto de mira hace un montón de tiempo, pues aunque nunca lo había probado siempre me ha gustado estéticamente esta tarta y encima todas las preparaciones que lo forman son deliciosas.

Digamos que no es una tarta de aquí te pillo aquí te mato, lleva su trabajito pero merece la pena. Está compuesto por cuatro preparaciones básicas en pastelería, creo que el motivo de haberla hecho antes era el hojaldre, que siempre me había dado pánico, pero cuando lo preparé la primera vez vi que no era tan complicado, así que me lancé otra vez y con otro tipo de hojaldre, el invertido. Al hojaldre le acompañan grandes clásicos: crema pastelera, profiteroles o choux y crema chantilly; a estas tres estoy más acostumbrada , así que no me echaban para atrás… et voilà! Al final creo que el resultado fue bastante bueno, en cuestión de gusto extraordinario.

Saint Honoré

Me he vuelto un poco loca con las fotos, no os asustéis!!

Saint Honoré

Tradicionalmente la tarta Saint Honoré se hace con la base de hojaldre y luego, en forma de espiral sobre esta, masa de profiterol y al horno. Luego la crema pastelera y el resto de decoración es igual. Bueno, igual exactamente no, porque también encontramos el relleno de los profiteroles hecho con crema chiboust, una crema a base de crema pastelera y merengue italiano proporción 3-1. A partir de todas estas elaboraciones la Saint Honoré es una tarta que se ha declinado hasta el infinito, hoy en día se encuentran en numerosas formas, con diferentes decoraciones y rellenos pero respetando siempre la premisa de las preparaciones más básicas de pastelería; el hojaldre, chantilly y los profiteroles no deben faltar nunca.

A parte de todas estas preparaciones esta el tema del caramelo, que a priori siempre me ha parecido complicado, no por lo que se hace con él (aprendí algunas cositas en curso en el país galo) sino porque me da un miedo terrible quemarme… Aquella vez en medio de la clase me quemé un dedo intensamente y… buf! no se lo deseo a nadie. Afortunadamente, esta vez he conseguido salir casi ilesa, jeje!

Saint Honoré

Y después de estos preámbulos paso a contaros la receta, para ello y no tener que escribirlo (y para que os déis una vueltita por el blog) os voy a enlazar con las recetas que ya tengo publicadas y luego os explicaré la receta del hojaldre invertido y del caramelo.

LE SAINT HONORÉ

Para la masa choux o profierol y para la crema pastelera podéis consultar la entrada Éclairs, donde explico todo el procedimiento de ambas preparaciones, solo que la masa la veis en forma de éclair, para el choux solo hay que hacer los “montoncitos” de masa redondos con la manga y boquilla (redonda, 1cm aprox.) en perpendicular a vuestra placa de horno y dejando espacio para que puedan hornearse bien sin pegarse.

La crema chantilly, que no es nada más que nata montada (pero en francés suena como más, jeje), la tengo alojada en varias recetas, una de ellas esta fabulosa tarta de chocolate y nata (ay, veo las fotos y me deprimo… lo importante es el sabor!)

El caramelo

Ingredientes:

200 gr de azúcar blanco

50 gr de agua

Preparación

Lo ponemos todo en una cazuela y al fuego. Un punto muy importante, quizá el que más, es que nunca hay que remover el caramelo introduciendo un utensilio, haremos girar suavemente la cazuela donde lo tengamos si vemos que necesita ser removido.

Esperaremos a que el caramelo adquiera un tono dorado, no muy oscuro, en cuanto empiece a ponerse ámbar podéis apagar el fuego y dejarlo reposar unos minutos antes de pasar a su utilización. Podéis tener a mano un pincel dentro de un vaso de agua y en el caso de que se os acumule azúcar seco en las paredes de la cazuela le pasáis el pincel humedecido para que vaya cayendo el caramelo, si lo hacéis así no deberían quedaros pedacitos de azúcar, grumos podemos llamarles, en el caramelo (esto siempre durante la cocción, nunca después)

Para decorar los profiteroles es muy sencillo, una vez rellenados como explico en la entrada éclairs, preparáis un papel de hornear, una silicona… encima de vuestra mesa, y con mil ojos y mucho cuidadín, cogemos el  profiterol por la base y lo sumergimos más o menos a la mitad en el caramelo, levantamos, dejad caer el caramelo sobrante y los depositáis con el caramelo hacia abajo sobre el papel presionando un poquitín, soltad y dejad que enfríe el caramelo. Por este paso es importanque que no hagáis profiteroles muy pequeños, porque es más probable quemarse y más díficil la decoración, bueno, y porque entra menos relleno.

Las decoraciones se hacen sobre papel también, con ayuda de un tenedor, dos, o una cuchara vais dejando caer el caramelo y haced las formas que prefiráis. Si no lo habéis hecho nunca, hay un montón de tutoriales en la web que os explican como… yo vi unos cuantos, y fui sacando los consejos que me interesaban. Uno de estos consejos fue para el momento de limpiar la cazuela: dejad que el caramelo seque bien, le ponéis agua de nuevo a la cazuela, meted también los cubiertos que hayáis usado, llevad al fuego y el calor hará que se disuelva el caramelo quedando la cazuela y los cubiertos como nuevos.

SaintHonore

Hojaldre invertido

Vamos con la madre del cordero, el hojaldre invertido… Nada muy diferente del hojaldre digamos convencional, solo que la grasa se añade envolviendo la masa y no la masa envolviendo la mantequilla. Este hojaldre que véis lleva dos vueltas dobles y dos sencillas, ¿para qué decir más? Ligero, frágil, crujiente, sabroso…

La preparación puede resultar en ciertos momentos un poco engorrosa, hay que respetar bien los tiempos de reposo en la nevera ya que teniendo en cuenta que la mantequilla va por fuera cuanto más fría esté más cómodo se hara el estirarla, pero veréis que después de la segunda vuelta doble, la masa, al tener más vueltas y capas, está más manejable. Mi truco fue, cuando ya la mantequilla me estaba empezando a volver majareta, poner papel film sobre la mesa de trabajo y sobre la masa y estirarla así, evitando que se pegará la masa tanto al banco de cocina como al rodillo… ¡perfecto!

La receta es del blog La cuisine de Bernard, en este enlace la encontraréis directamente y podéis disfrutar del magnífico paso a paso fotográfico. Es un blog que me encanta por la sencillez en las explicaciones, los paso a paso y las recetas que contiene, me parece que son más de 2000… impresionante.

Ahora os voy a contar los ingredientes y la preparación de la masa, yo sin paso a paso que soy muy vaga…

Ingredientes hojaldre invertido

Para la masa inicial:

250 gr de harina

50 gr de mantequilla sin sal

125 gr de agua

10 gr de sal

Para la masa de mantequilla:

400 gr de mantequilla

150 gr de harina

Realizamos la masa inicial. En un bol (a máquina o a mano) ponemos la matequilla a temperatura ambiente y la harina, tenemos que conseguir, bien frotando con las manos bien con la máquina, una textura arenosa, que la mantequilla se haya envuelto con la harina. A continuación disolvemos la sal en el agua y lo vertemos en el bol. Mezclamos bien la masa, que todo esté incorporado perfectamente, pero sin amasar demasiado. En un film alimentario, envolvemos la masa formando un rectángulo de un grosor de unos 2-3 cm. No conviene dejarlo muy fino porque luego se romperá al ir amasando se saldrá la mantequilla y no conseguiremos el efecto capas sino que toda la matequilla estará esparcida por la masa. Reservamos en la nevera.

A continuación preparamos la masa que nos va a servir para crear finalmente el hojaldre. Mezclamos bien la mantequilla con la harina, es más eficaz hacerlo a mano porque vamos sintiendo la textura y si los dos ingredientes están bien incorporados. Lo envolvemos con la misma forma y grosor (quizás un poquito más de grosor) que la masa inicial y lo reservamos también en frío.

Pasada una hora podemos empezar a trabajar el hojaldre. Hay que estar muy pendiente a que las dos masas tengan la misma consistencia, con el mismo nivel de frío, para poder trabajarlas bien, porque si la mantequilla está más “blandita” no podremos realizar correctamente los plegados y se nos esparcirá por toda la masa sin crear capas.

Para empezar, sacamos la masa de mantequilla (la segunda)  y la estiramos de manera que pueda envolver a la primera. Una vez estirada y envolviendo a la primera masa que hemos preparado empezamos el formado de las capas. Tenemos que estirar con el rodillo (acordaos de poner el film transparente, os irá muy bien) dejando las aperturas de la masa arriba y abajo (no os olvidéis de consultar el enlace con el paso a paso). Estiramos hasta cuatro veces su tamaño inicial y plegamos desde los extremos hacia el centro y luego sobre sí mismo, nos queda una forma de libro. Lo envolvemos en film y a enfriar una horita. Después de esta hora repetimos la operación y al frío. Y habremos concluído dos vueltas dobles.

Las siguientes dos vueltas son simples. Del mismo modo que antes, con las aperturas hacia arriba y abajo estiramos, esta vez tres veces a  partir del tamaño inicial, doblamos como un tríptico, sobre la mitad y el resto sobre la que acabamos de doblar. Reposo y frío media horita y repetimos la operación. Completamos así dos vueltas más, esta vez simples. La última vuelta simple no sería necesaria pero ya que estamos en ello no nos cuesta nada dársela y se nota en el momento de hornear.

Bien, para hornear. Cortáis y estiráis la masa según vuestra necesidad, dejarla de unos 3-4 mm. Hornear a 200ºC durante unos 20 minutos (echadle un ojo de vez en cuando). Al final del horneado lo podéis espolvorear con azúcar glass, muy poco, y dorarlo. Atención! dora rapidísimo!!!

Saint Honoré

Y ya tenemos la base de nuestra tarta. Paso ahora a explicaros el montaje, si es que alguien sigue ahí. Si estáis, de verdad que esta vez tenéis que dejar un cometario para que os pueda dar las gracias por haber leído todo este despliegue de letras!!

MONTAJE DE LA TARTA

La base de nuestra tarta, como véis, es el hojaldre. Lo cubriremos con la crema pastelera, aconsejo hacerlo con manga pastelera y no con espátula para evitar posibles roturas en el hojaldre.

A continuación, disponemos los profiteroles decorados alrededor del borde de la tarta y por último la nata en el centro, con manga pastelera y la boquilla que prefiráis (la tradicional es una con apertura redonda pero con una incisión en forma de triángulo hasta la mitad de la boquilla).

Por último, si las habéis hecho, colocar las decoraciones en caramelo.

Os aconsejo retrasar al máximo el montaje de la tarta, sobre todo el momento de la nata y el caramelo. El caramelo se humedece muy fácilmente y podría estropearse al contacto con la nata. Yo la monté justo para sacarla a la mesa, con todo preparado, cuesta menos de 5 minutos.

Saint Honoré

Y hasta aquí hemos llegado, creo que nunca volveré a escribir una entrada taaaan larga, si habéis llegado hasta aquí os doy las gracias, sois unos valientes!!! Se agradecen los comentarios, como os dije en alguna otra entrada, necesito saber qué os parece todo para poder mejorar, se aceptan, por tanto, las críticas constructivas.

Espero que esta tarta os haya gustado, yo he disfrutado en todo momento tanto de la preparación como en el momento de hincarle el diente!! ¡¡Altísimamente aconsejable!!

Ah, que no se me olvide, esta entrada tiene dedicatoria, a parte de a mi madre, ya que la hice para su cumpleaños, la dedico a las valientes compañeras del Reto 52 Weeks que estamos llevando a cabo desde principio de año, gracias chicas por las risas, los comentarios y la compañia, me lo paso pipa con vosotras!! Gracias por acoger tan bien las recetas que os paso, los consejos que compartimos y lo bien que lo pasamos, ea!! Un besote guapis!!

Anuncios

Charlotte au chocolat noir

De apariencia siempre elegante y delicada, la charlotte es un postre francés maravilloso en todos sus tipos… De frutas del bosque, fresas, peras, chocolate…. Infinidad de recetas, las cuales no suelen requerir de horno, todas son deliciosas, las preparadas con mousse de chocolate, en este caso al 70% de cacao, nos dejan un sabor intenso y una textura esponjosa… ay! deliciosa! Las preparadas con frutos rojos (proximamente os traeré una receta espectacular) son más refrescantes pero igualmente esponjosas y muy cremosas.

charlotte_chocolat_noir

En sus inicios se servía más bien templada, ahora se suele encontrar siempre con relleno de mousse o de cremas y la culpable de que tengamos la ocasión de vez en cuando de comerla es, por lo visto, Charlotte de Mecklembourg-Strelitz, reina consorte del rey Jorge III y abuela de la reina Victoria… pues nada, que tenía muy gusto la señora y yo, personalmente, estoy encantada de que le dedicaran este postre o lo creara ella… en cualquier caso, es una de mis preparaciones preferidas, no sé porqué he tardado tanto en traerla hasta aquí, pero más vale tarde que nunca, ¿no?

charlottechocolatnoir

Esta receta que os presento hoy es tan intensa porque debemos elegir un chocolate de calidad y con un porcentaje de cacao del 70%, para que nos embargue ese aroma y ese delicioso sabor del cacao; yo la acompaño siempre con nata montada porque así a los que les gusta un poqutín menos el chocolate fuerte les suaviza el sabor y no les resta la textura maravillosa de la mousse.

En fin… que me pierdo y yo a lo que venía era a daros la receta de esta maravillosa

CHARLOTTE AU CHOCOLAT NOIR 70%

Ingredientes 

20 bizcochos de Soletilla (yo como soy muy vaga los compré, pero hechos en casa ya debe ser la bomba explosiva)

280 gr de chocolate 70% de postre

4 huevos

80 gr de mantequilla con sal

70 gr de azúcar blanco

100 ml de nata

30 gr de azúcar glace

el zumo de 1 naranja

Si optáis por la nata como acompañamiento : 200 gr + 1 cucharada colmada de azúcar glace a añadir cuando la nata empieza a montar

charlottechocolatnoir_

Preparación

Preparamos el plato o bandeja donde vayamos a servir nuestra charlotte y disponemos encima un aro o molde desmontable (sin el plato) de 18cm.

Al baño María fundimos la mantequilla con 180 gr de chocolate (el resto los reservamos para el ganache). Mezclamos bien y reservamos para que enfríe. Mientras, en un bol batimos las yemas con el azúcar, no es necesario hacerlo a máquina, batimos un poco con alegría y listo. Añadimos, a continuación, la mezcla de chocolate y mantequilla y mezclamos muy bien, atentos a las paredes y base del bol. Reservamos.

Montamos las claras a punto de nieve y, suavemente y con movimientos envolventes, las incorporamos a nuestra anterior mezcla.

Preparamos el zumo de naranja y añadimos el azúcar glace; removemos hasta la disolución. Cortamos un pequeño extremo de los bizcochos para tener una base.

Vamos el montaje de la charlotte. Vertemos una fina capa de nuestra mousse en la base del plato. A continuación, mojamos los bizcochos en el zumo, no es necesario empaparlos del todo, si nos pasamos no aguantarán en posición vertical mientras colocamos todos (os lo digo por experiencia, jeje). Cuando tenemos toda la vuelta del aro vertemos más o menos la mitad de la mousse. Ponemos una capa de bizcochos mojados en el zumo sobre esta mousse y añadimos el resto de la mousse. Igualamos bien con una lengua y refrigeramos. Debe estar en frío unas 12 horas.

Pasadas estas 12 horas preparamos el ganache. Partimos los 100 gr de chocolate que habíamos reservado y los ponemos en un bol que podamos tapar. Hervimos la leche y la vertemos sobre el chocolate. Tapamos el bol un par de minutos y removemos para incorporar bien los dos ingredientes. Cuando nuestro ganache este tibio lo vertemos sobre nuestra charlotte y otra vez a la nevera.

Momentos antes de servir la decoramos con la nata montada o lo que hayamos decidido. Yo le pongo la nata como si fuera una florecilla y luego rallo, en grueso, chocolate y en fino un poco de piel de naranja.

charlotte_chocolat_noir_

Como véis es muuuy sencilla de realizar, tiene unos cuantos pasitos pero son fáciles y encima os aseguro que aunque fuera ciencia espacial valdría la pena hacerlo porque el resultado es genial, y además con una apariencia muy bonita. Espero que os haya gustado, nos vemos la semana que viene con un dulce superrico!! sí!! ya sé cual va a ser la receta de la semana que viene, a veces creo que me ha invadido un ser extraño que hace que la organización esté volviendo a mi vida… jeje!

Gracias por la visita, devoradores

Tarta de calabaza

Yo sigo con mis dudas sobre si el otoño ha llegado o el mes de agosto se instauró y nos hemos quedado estancados en el verano 2013 para los restos… Hace mucho calor, estamos perdiéndonos el otoño y con él las ganitas de platos de caliente, de enchufar el horno solo porque sí y de probar las recetas otoñales que tenía por ahí reservadas… si es que te dan ganas de preparar mojitos, helados, granizados… en fin!

De todos modos, los frutos de temporada llegan igual, aunque también permanecen muchos del verano, y como para las calabazas no hay época (si te las tienen que dar te las dan) pues aquí os traigo esta deliciosa tarta de calabaza, tan cremosa que piensas que es una crema pastelera con un poco de color… (conste que sólo probé una cucharada, snif!) y la masa quebrada otra delicia!

Tarta calabaza /pumpkin pie

Ya no os suelto más rollo, empiezo ya a contaros las dos recetas.

Tarta de calabaza (Pumpkin pie, tarte à la citrouille… como queráis llamarla)

En primer lugar, hablemos de la base, masa quebrada francesa

Ingredientes

250 gr de harina

125 gr de azúcar blanco

125 gr de mantequilla con sal

1 huevo

ralladura de limón (aunque para esta tarta yo le puse de naranja)

Preparación

En un bol para máquina metemos la harina, el azúcar, la mantequilla troceada, el huevo y la ralladura que hayamos elegido. Mezclamos todo hasta que la masa se despegue fácilmente de las paredes del bol. Si lo hacemos a mano, ponemos todos los ingredientes excepto el huevo, y juntando las manos mientras cogemos los ingredientes conseguimos una masa arenosa, cuando tenemos todos los ingredientes incorporados añadimos el huevo y mezclamos bien dejando la masa en bola.
Sacamos la masa del bol y la estiramos, la colocamos sobre su molde, una bandeja de 24 o 26 cm de diametro y reservamos en la nevera. Esta masa no necesita reposo normalmente, pero esta vez la puse en la nevera para preparar en este tiempo la crema de calabaza; si la hacéis para otra preparación recordad que no hace falta que repose, ni que enfríe… la podéis utilizar directamente.

A continuación la receta para la crema de calabaza

Ingredientes

380 gr de calabaza asada

230 ml de leche condensada

80 gr de azúcar de caña

1/2 cucharada de canela en polvo

1/2 cucharada de jengibre

1 pizca de sal

2 cucharaditas de harina tamizada

Preparación

La preparación de esta crema es de lo más complicada, vais poniendo todo en un bol y mezcláis bien.

Para terminar, con el horno precalentado unso 180º metemos la masa en blanco, con un peso encima (preparad un papel de horno con unas legumbres encima) para que no suba y horneamos la masa durante 10 minutos. La sacamos del horno y retiramos el peso, vertemos enseguida la crema de calabaza sobre la masa y la volvemos a meter al horno, que habremos subido hasta los 200ºC y dejamos hornear alrededor de 45 minutos o una hora, ya sabéis que esto de los tiempos de cocción a veces varía. También dependerá de si el molde es un poco más pequeño o grande, así que lo ideal es sacarla cuando la masa está doradita y ha subido un poco (tranquilos, vuelve a bajar!)

Tarta de calabaza /pumpkin pie

Dejamos enfriar y desmoldamos o presentamos en el molde de horneado. La nata montada la acompañará perfectamente y también nos servirá para decorar la tarta… En la mía no lo hice porque aún estaba templadita cuando hice las fotos y eso hubiera fundido la nata, pero sí la disfrutaron con nata montada.

Tarta de calabaza /pumpkin pie

Es una tarta suave, dulce y muy cremosa… el sabor sorprende y te gustará aunque no te guste la calabaza, prometido!!!

Espero que os haya gustado, comentéis y compartáis a tope, jejejej!! No dudéis en contarme si realizáis alguna de las recetas del blog! Hasta la próxima y ¡muchas gracias por la visita!

Ah, casi se me olvida, la receta de la crema la encontré (después de miles de visitas) en este blog francés:  chezlestiocs.canalblog.com

Tarta de chocolate y crema para un pedacito de mi corazón

¡Hola devoradores!

Aquí estoy de nuevo, parece mentira, eh?? Como en esta entrada lo que tengo que hacer es básicamente unos cuantos cortas y pegas y muchas fotos pues parece que no me va a costar tanto escribirla, jeje!

DSCN0475 copia
Los que seguís el fb ya habéis visto la tarta y al cumpleañero más guapo around the world (al menos para mi, que no me oigan sus hermanos, jeje); muchos cuando la vean pensarán que no es para tanto, pero yo estoy supercontenta con cómo quedo y por eso le voy a dedicar una entrada con unas cuantas fotos, que ayer parecía que me había poseído el espíritu de un paparazzi, pobre tarta le hice mil fotos, pero es que ¡en todas salía monísimaaaa!

Tarta de chocolate y crema

La realización de la tarta no puede ser más sencilla, preparaciones de lo más básicas, bizcocho de vainilla de los que suben hasta el infinito y cremas pasteleras y ganache de chocolate.

El bizcocho lo encontraréis en el blog de Sweet Mania, allí está perfectamente explicado así que no lo voy a volver a hacer yo porque seguramente no lo haría tan bien.

La crema pastelera ya la conocéis es una de las primeras recetas que todos aprendemos a preparar, deliciosa, básica y facílisma de preparar, mi receta la encontráis en la entrada de los éclairs, hice dos una de cada y tengo crema pastelera sobrante para parar un carro, aunque muchos se deleitarán con ella simplemente comiéndosela a cucharadas… jejej!!

Para el almíbar utilice:

200 gr de cerezas ya deshuesadas

2 cucharadas de azúcar

3-4 cucharadas de agua

Lo dejé hervir todo unos 5-8 minutos a fuego suave y luego lo triture muy fino. Si queréis un almíbar que impregne más el bizcocho, este quedó espesito, solo añadirle un poco más de agua y listo.

Y luego ganacheé todo lo que pude la tarta, la decoré con cookies de chocolate trocedas y algunas mini-cookies enteras y la rematé con una guirlanda “home made” que descargué de  El taller de las cosas bonitas.

DSCN0478 copia

Y voilà!! Montar la tarta, llevársela al cumpleañero y toda la familia a disfrutar de una día estupendo… Acabamos jugando al bingo y yo retirándome dignamente cuando había perdido algo más de un euro, no está la cosa para derrochar, jajajaj!!!

Devoradores, nos vemos en la próxima entrada y no, no tardaré un mes, jeje!

Besazos y muchas gracias por la visita, hay unas cuantas recetas más por ahí, así que podéis daros un garbeo muuuuy dulce…