Risotto de alcachofas

Una de las formas en que más me gusta el arroz es hecho “modo risotto”, así que lo hago así con un montón de verduras, pero mi preferido es sin duda el risotto de alcachofas, porque ¡las alcachofas me pirran!

Siempre había oído que el risotto era difícil de preparar, que dejar el punto del arroz es complicado para que no esté en exceso cremoso ni muy seco… A mí desde la primera vez me resultó muy sencillo, el truco, que no es truco es parte de la receta, es tener el caldo que vayamos a utilizar calentito, yo lo mantengo en un punto de casi romper a hervir, a fuego mínimo, mientras estoy preparando el arroz, porque en este tipo de arroz no vertemos todo el caldo y dejamos cocer, sino que vamos añadiendo el caldo de a poquitos, cubriendo a penas el arroz y removiendo, por tanto si lo vertiéramos frío cada vez, romperíamos la cocción del arroz porque se nos enfriaría con cada adición de caldo.

Hoy os explico el risotto de alcachofas, pero es una receta que podéis usar con cualquier verdura que os apetezca; yo lo preparo mucho con calabacín, con verduras juliana, brocoli… siempre riquísimo. Veréis que la realización es de lo más sencilla y el resultado un arroz meloso, con un sabor intenso a alcachofas y el parmesano recién rallado y el azafrán le dan un toque final muy especial.

Risotto alcachofas

Así que paso sin más a daros la receta,

RISOTTO AI CARCIOFI / RISOTTO DE ALCACHOFAS

Ingredientes   2personas

Alcachofas frescas (3 por persona)

Arroz (yo lo mido con el hueco de la mano y no colmado, pongo 3/persona)

Caldo de verduras

Cebolla (1pequeña o media de tamaño mediano)

Queso parmesano

Azafrán

Sal, pimienta, pimentón de la Vera y aceite de oliva

Verduras para el caldo (si lo preparáis en ese momento)

Preparación

En primer lugar preparamos el caldo de verduras, yo suelo lavar bien las pieles de alcachofa que normalmente desechamos y las pongo en el caldo, con un trocito de tomate, zanahoria, un poco de cebolla, una cucharadita de pimentón, sal… Nada complicado. También podéis hacerlo con agua, pero el sabor no será el mismo. Recordad que el caldo/agua tiene que estar caliente durante el proceso

A continuación, en una cazuela, ponemos el aceite para sofreír y añadimos la cebolla picada en trocitos pequeños; a fuego mínimo la dejamos pochar bien. Picamos las alcachofas en cuartos o en 6 partes, dependiendo del tamaño, y las agregamos a la cebolla, las dejamos sofreir un minuto o dos y añadimos el arroz, y una pizca de sal, removemos y añadimos el caldo, lo justo para que cubra un poco el arroz y vamos removiendo de tanto no en tanto, no es necesario hacerlo continuamente, pero sí hay que estar atentos a que no se nos seque mucho el arroz. Cuando veamos que está absorbiendo casi todo el caldo, añadimos caldo otra vez para cubrir el arroz, y seguimos removiendo. Repetiremos esta acción, seguramente 3 veces, pero si tenéis que hacerlo más no hay problema, simplemente será que tenéis más arroz. A lo largo del proceso, probad de sal para ver si tenéis que rectificarla, más vale que esté un poco soso al principio, porque luego el caldo va reduciendo, la alcachofa soltando su sabor y será más sencillo que quede en su punto si rectificáis hacia el final de la cocción.

El arroz nos tiene que quedar en un punto al dente, es decir con el corazón un poquitín durito; pensad que luego lo dejaremos reposar unos minutos, y eso terminará de darle, fuera del fuego, el punto perfecto de cocción.

Seguimos: tras la última adición de caldo, y cuando veáis que le quedan solo unos minutos, rallamos queso parmesano y se lo añadimos, dándole unas vueltas para integrarlo con todo el arroz. Y por último, las hebras de azafrán, removiendo también para repartir su sabor.

Risotto alcachofas

Apagamos el fuego, dejamos reposar unos minutos y servimos, acompañado de un buen vino tinto (o blanco…) y con el parmesano cerca para poder rallar un poco más sobre el arroz en el plato.

¡¡Y solo queda disfrutar!!

Arròs al forn (Arroz al horno)

Si hay un ingrediente típico en mi zona, más allá de las naranjas, es el arroz. Evidentemente la especialidad valenciana más conocida es la paella, pero no deja de haber otros platos tan buenos o mejores que tienen como protagonista al arroz: arroz a banda, arroz negro, arroz con bogavante…

Hoy os traigo una receta que debe tener tantas variantes como casas, cocinas y hornos hay en nuestra “terreta”. Por ejemplo, en mi casa siempre se ha hecho con panceta, bacalao y morcillas y no lo he visto así en ningún otro sitio, en el pueblo de al lado (2km) no le ponen bacalao ni panceta, sino costilla de cerdo, algunos llevan patata otros no, algunos llevan longanizas otros no…. como os digo, un mundo…

Personalmente, podría llegar a decir que prefiero el arroz al horno a la paella, no sé si porque se hace menos veces, porque tenemos paella tooooodos los domingos, por la mezcla de ingredientes… Pero si no habéis probado nunca el arroz al horno y sois arroceros, os recomiendo este plato, da igual la variante preparéis, como digo, siempre está rico, pero a mi la que más me gusta es la de mi casa, la que prepara mi madre que es el que os traigo hoy, porque las fotos son mías, la explicación también, pero la mano ejecutora fue la de mi señora madre, jajaja! Ayer estaba de vicio, ¡¡no dejamos ni las pieles de los ajos!!

Arroz horno

ARRÒS AL FORN by mi madre

Ingredientes (si sirve de orientación, esta cazuela fue para 7 personas)

Arroz (1vaso y medio)

Bacalao (fresco o desalado)

Morcilla de cebolla, normalmente es una por persona pero depende de los gustos también

Panceta

Garbanzos (que habrán estado a remojo, en su defecto de bote)

1 Tomate

1 Patata

Ajos

Agua (3vasos)

Aceite, sal, colorante alimentario

Preparación

La noche anterior ponemos a remojo los garbanzos y a desalar el bacalao (si usamos garbanzos de bote y bacalao fresco, pues nada de nada)

Precalentamos el horno abajo a 200ºC.

La preparación es de lo más sencilla, en una cazuela de barro disponemos primero el arroz (medida según los devoradores que seáis y lo que os guste comer) y seguidamente el resto de ingredientes, la panceta y el bacalao troceados, el tomate cortado en cuartos o en rodajas, los dientes de ajo partidos por la mitad (también se suele encontrar con una cabeza de ajos cortada a la mitad en el centro de la cazuela), las morcillas y las patatas cortadas en rodajas finas y los garbanzos.

Agregamos el agua (a temperatura ambiente), el doble de la cantidad de arroz que hemos puesto, un chorrito de aceite de oliva, salamos y ponemos el colorante. Y directo al horno durante 40-45 minutos. Si queréis, podéis poner el grill para dorar en los últimos minutos.

Sacamos del horno y dejamos reposar 5-10 minutos, servir y disfrutar.

Arroz al horno

Ya os habréis imaginado que no es una receta ligera, así que lo que pide después suele ser sofá y seguramente agua durante la tarde…

Patatas con costilla, receta familiar para los fríos

Para empezar esta nueva sección, ¿qué comemos?, os traigo esta receta casera, de mi madre, deliciosa, energética y de las de rebañar hasta la olla.

La rescaté hace unas semanas de boca de mi madre, porque ella esto de escribir las recetas no lo lleva nada bien, para presentarla a un concurso organizado por Biscayenne (sorteaba el libro con recetas de Julia Child) que no gané, pero me encantó participar porque me dio la idea para recuperar recetas, escribirlas e ir publicándolas para compartirlas con todos vosotros.

Así que os paso la receta, tal cual la presenté al concurso (sí , me plagio a mi misma, jeje). Espero que os guste y que os animéis a probarla porque es auténticamente familiar y deliciosa.

Patatas_con_costilla

PATATAS CON COSTILLA

Ingredientes

Costilla de cerdo

Patatas

Alcachofas

Judías verdes planas

Zanahorias

Pimientos (rojos y verdes)

Guisantes

Vino blanco (o tinto)

Ajo

Sal

Pimentón de la Vera

Aceite de oliva

Agua

Preparación

En una sartén ponemos aceite. Sofreímos la costilla, que ya habremos salado,  y cuando empieza a estar dorada le añadimos el ajo picado pequeño, la zanahoria a rodajas, le damos un par de vueltas y añadimos el pimentón y el vino blanco, removemos para mezclar bien. Pasamos directamente a la olla exprés y cocinamos durante 5 minutos.

En este tiempo, preparamos el resto de verduras. Cortamos los pimientos en tiras bastante grandes para que no se deshagan durante la cocción, pelamos y partimos en cuartos las alcachofas. Y cortamos, también las judías.  (Tengo que decir que podemos añadir o quitar verduras, no siempre ponemos las mismas, pero éstas que te pongo son las que siempre están… ) Pelamos las patatas y las partimos en trozos medianos, es un guiso de patatas así que se tienen que ver.

Cuando ya han pasado esos cinco minutillos de la olla exprés y podemos abrirla, le añadimos todos los demás ingredientes.  También ponemos el agua, tanta como para que llegue a cubrir justo ( o un poco por encima)las patatas, le ponemos la sal y podemos añadir más pimentón si es de nuestro gusto. Cerramos la olla y dejamos cocinar durante unos 20 minutos desde que la olla está ya lista.

Patatas_con_costilla2

Por último, nos preparamos una copa de vino tinto, servimos, dejamos templar el guiso y a disfrutar; espero que os haya gustado y que os guste esta nueva sección…

Ya sabéis, los comentarios son más que bien recibidos, jeje, para que nos vayamos conociendo un poquito más!

Un saludo, a la semana que viene,

Montse