Les sablés au Bresse Bleu

De nuevo una receta fácil, fácil, fácil y muy rica, una manera distinta de presentar un aperitivo, con unos quesos, mermeladita de tomate, etc etc…

Sablés/galletas/apertitivo queso azul

La semana pasada cuando publiqué andaba loca pensando lo que os traería esta semana y al final la decisión vino sola. Estas galletuelas me he decidido a probarlas gracias al Reto 52 Weeks, pinchad para conocerlo; es un reto creado por Leticia de la página Sakura-Creative Mind, en el que nos propone un ingrediente diferente cada semana y con él tenemos que preparar una receta que nunca hayamos preparado antes y compartirla, claro, con el grupo. Me parece superinteresante porque muchas veces pasan semanas sin que hagamos nada nuevo y, además ¿quien no tiene una carpeta, libreta, archivo lleno de recetas pendientes, recortes y apuntes? Pues esta es la manera perfecta de desempolvar estas recetas y probarlas de una buena vez. Además me ha dado la oportunidad de conocer a la anfritiona, una persona que en pocos días me ha demostrado que no hace falta conocer a alguien para ayudarle y echarle una mano y que sí, a pesar de mis últimas experiencias, puedes confiar en la gente, lo cual le agradezco mucho, porque por desgracia ese sentimiento se me estaba quedado arrinconado en algún lugar, ¡¡muchas gracias por traerlo de vuelta!!

Además también se trae entre manos un curso de Candy Bars, que por si a alguien le interesa aquí os dejo un enlace que os cuenta un poco más, yo estoy en ello y sé que voy a aprender un montón de cosas, además el curso tiene un lado solidario, ya que parte de lo que recauden lo destinarán a una buena causa, en navidades fue para comprar juguetes para los más peques!!

Sablés/galletas/aperitivos queso

Y dicho todo esto, que tenía que decirlo, paso a contaros la receta de esta semana. En el reto esta semana el protagonista era el queso… ¡¡¡quesoooo!!! No es que me guste el queso, no, es que me gusta hasta el infinito y más allá, evidentemente cuando más fuerte mejor, pero no desprecio tampoco los quesos suaves y tiernos. Cuando vivía en Francia mi pasillo maldito en el súper era el de los refrigerados, tanto queso, tanta opción para elegir… horas y horas ahí metida, jajajaj. Total, para el reto pensaba preparar unas tartaletas (que ya haré) y al final surgió esta receta en un papelajo arrugado y coincidía que me quedaba queso Bresse Bleu que aunque no es el que pedía la receta a mi me gusta más, así que preparé estas galletuelas/snack que están rebuenas; así que podéis usar cualquier tipo de queso azul para prepararlas, también depende de cómo os guste de fuerte.

El Bresse Bleu es un queso azul muy fondante, untuoso, tiene la misma característica que otros quesos, como los Camembert por ejemplo, y es que va afinando su sabor con el tiempo, tú lo compras y es un queso azul que aunque demuestra fortaleza es suave y con el tiempo (a medida que se acerca y/o sobrepasa su fecha de consumo preferente) se vuelve un queso con mucho carácter bastante fuerte, delicioso. Por eso, pensé que sería ideal para las galletas, ya que el mío estaba a tope de afinación, jajaja.

Y así, sin más, os dejo la receta, veréis que es sencillísima y muy rápida de preparar.

LES SABLÉS AU BRESSE BLEU

Ingredientes (para unos 20-22)

100 gr de harina

80 gr de mantequilla en pomada

1 cucharada de semola de trigo, arroz, polenta… (yo no tenía así que puse cuscus en un molinillo)

100 gr de Bresse Bleu (en este caso, pero cualquier queso azul, Cabrales, Roquefort… servirá)

Preparación

En primer lugar, con un tenedor, desmenuzamos el queso.

Ponemos todos los ingredientes en un bol y mezclamos bien con las manos. A continuación, con ayuda de un film transparente, hacemos un tubito con la masa y lo metemos a enfriar, mínimo una hora en frigorífico, yo lo puse 15 minutos en el congelador y listo.

Cortamos nuestra masa, sobre medio o un centímetro como mucho de grosor y metemos en horno precalentado a 190ºC durante 15 minutos. Dejamos enfriar sobre rejilla.

RetoQuesoIII

Et voilà!! listo nuestro aperitivo, solo nos queda disfrutarlo con lo que más nos guste, lo tomamos con cervecita pero con vino indudablemente será mejor!

Sablés à la cannelle

Hoy os traigo una receta rápida, en cuanto a preparación y muy muy rica, ese sabor a canela suave y el aroma que te dejan en la cocina cuando las horneas….

Algunos, espero que muchos, conocéreis la receta porque la publicó Paul de El camino verde en una de sus newsletter, pero para los que se pasen por aquí por casualidad pues las dejo y además así podéis dar un salto a su blog y conocerlo y de paso suscribiros a sus boletines, siempre muy interesantes en cuanto a consejos, trucos y nuevos blogs que nos va presentando, ¡ah! y probar la receta también, ¿eh?

Estas son unas galletas que preparo bastante en casa y vuelan, literalmente, por deliciosas y ligeras y porque en mi casa cuando hay algo preparado me salen amigos por todas partes. En fin, que aquí os dejo ya con la recetilla, ¡veréis que sencilla!

sabléscannelle

Sablés à la cannelle

Ingredientes

200 gr de mantequilla fría

100 gr de azúcar

300 gr de harina

1 cucharada de canela

1 pizca de sal (generosa)

2-3 cucharadas de agua

Preparación

La realización de estas pequeñas pastas no podría ser más sencilla; en un bol mezclamos todos los ingredientes y añadimos la mantequilla cortada en dados. A continuación con los dedos, y mezclando ya todos los ingredientes a la vez, vamos deshaciendo la mantequilla hasta conseguir una mezcla arenosa. Le agregamos el agua, cucharada a cucharada, amasando bien entre cada una de ellas hasta que podamos formar una bola manejable con la masa.

Extendemos la masa con el rodillo dejándola de aproximadamente un centímetro de grosor y la cortamos con el cortador que hayamos elegido. Las disponemos en la bandeja de horno y horneamos entre 10-12 minutos (hasta que los bordes doren un poco) a 180ºC. Las dejamos enfriar sobre rejilla.

Sablés à la cannelle

Et voilà! Nuestras pequeñas y deliciosas pastas francesas están listas para el café, la merienda o porque sí!

Espero que alguno se anime a probarlas y a contárnoslo después aquí o en facebook!!

Macarons franceses

Macarons, macarons, macarons everywhere!
Últimamente allá donde miramos vemos macarons, evidentemente cada cual tenemos nuestra receta, nuestros problemas con ellos, una relación amor VS odio, porque aunque queden feos siempre están riquísimos.

DSCN0589 copia

Yo los probé por primera vez en Francia y, bueno, no están mal, me dije… Los volví a probar y parecía que me gustaban pero tampoco era aquello que dices he encontrado mi dulce preferido en ellos. Sin embargo, cuando mis padres vinieron a visitarme, os hablo de hace unos tres años que andaba yo por aquellas maravillosas tierras galas, mi madre los probó y sucumbió al instante, así que un tiempo después, después de haber vuelto a España y haber cambiado de ciudad francesa tuve la oportunidad de hacer un cursito en una pastelería y allá que me fuí para darle gusto a mi madre y aprender a hacerlos… ¡no sabía la cruz que me venía encima!

Macarons

En el curso genial, claro, con mi superprofe Nicolas no había lugar para fallos y quedaron riquísimos y monísimos… La primera vez que los hice en casa fue un caos, ¡buf! juré y juré que no volvería a hacerlos nunca más, jamás de los jamases… cosa que hago cada vez que los preparo. Cada vez, parece que voy a dedicarme a la disección de un animal o a neurocirujía, me preparo todo antes de empezar, pongo todo patas arriba, los ingredientes según orden de utilización, los colorantes, los aromas, las bandejas del horno con su papel engalanadas encima de la mesa del comedor, la receta bien colgada frente a mi, la manga pastelera lista para rellenar, el termómetro… y pensar que hay quien los hace en un plis plas y no les cuesta nada… ¡¡ENVIDIA!!

En fin, que poco a poco van saliendo, pero como os digo da igual la apariencia, esta receta me parece fabulosa, crujientes y tiernos a la vez, con un color más potente en el corazón y el relleno… mmmm! Los que véis en estas fotos están rellenos de ganache de chocolate con alrededor de 100gr de almendra molida, pero para mí el mejor relleno es el que aprendí en el curso y que os cuento más abajo.

Macarons

En esta entrada me limito a daros la receta tal cual la aprendí en el curso, sin miles de consejos que a unas sirven y a otras no y porque además no me veo capacitada para dar consejos a nadie, yo he ido leyendo aquí y allá, blogs españoles y franceses y de cada uno voy sacando algún consejo que me resulta útil a mi personalmente.

Así que alla voy con la receta,

Macarons franceses

200 gr de azúcar glace y 200 gr de almendra molida mezclados y tamizados

2 x 75gr de claras

50ml de agua

200 gr de azúcar

Realización:

Esta receta utiliza como base el merengue italiano, así que ponemos en un bol para batir 75gr de claras y a parte en una cazuela y con nuestro termómetro listo ponemos los 50ml de agua y el azúcar; cuando el almibar que estamos realizando alcance los 105ºC empezamos a batir las claras; cuando nuestro almíbar alcance la temperatura de 118ºC retiramos del fuego y vertemos poco a poco en las claras que estamos batiendo sin dejar de batir, y no pararemos hasta que nuestro merengue se haya enfriado, tendrá un aspecto blanquísimo y brillante. Yo pongo en el colorante y el aroma (en su caso) cuando estoy preparando el merengue y antes de mezclarlo con el azúcar glace y las almendras molidas. Comprobamos que el merengue enfrió tocando el bol, si está frío paramos sino seguimos batiendo.

Una vez el merengue listo, reservamos y mezclamos las almendras y azúcar glace con los otros 75gr de claras, obtenemos una masa humeda y espesa. A continuación, añadimos un poco del merengue y mezclamos (macaroneando) para aflojar un poco la masa y añadimos el resto del merengue. Este es el momento temido: macaronear. El consejo de mi profe fue: parar cuando la mezcla esté brillante y tenga una consistencia de lava espesa. Ahí es cuando intento parar yo, lo malo es que a veces paro antes y a veces paro después, qué le vamos a hacer…

Vertemos nuestra mezcla en la manga pastelera, puede llevar boquilla o podemos simplemente hacer un corte en la manga que nos sirva de boquilla, alrededor de 1cm, no más grande porque podemos tener problemillas, jeje…

Los disponemos con suficiente separación y con la manga bien recta (yo a veces me inclino y me salen un poco de lado) en las placas de horno y los dejamos costrar. Este tiempo también depende, depende del clima, de si hemos macaroneado demasiado… pero lo tendremos listo cuando tocando suavemente uno de los macarons no se nos pegue nada en el dedito ;)

Precalentamos el horno y horneamos durante 10-12 minutos a 170ºC, yo siempre los horneo con el calor del ventilador del horno porque es cómo aprendí, pero he leído que no es necesario. No debemos dejar los macarons hornearse demasiado porque se tuestan, se secan por dentro y perderemos esa maravillosa textura crujiente por dentro y tierna y jugosa por dentro y además perderemos el color porque se dorarán y no tienen que llegar NUNCA  a este punto.

Ahora os cuento la receta para el relleno que aprendimos en el curso, fácilmente tuneable, cremosa y con mucho sabor aunque la dejemos sin aroma o sin confitura, pasta de cualquier tipo, etc….

Macarons

Macarons: el relleno

60 gr de azúcar glace

90 gr de almendra molida

90 gr de mantequilla en pomada

Extractos: café, vainilla, azahar, pasta de pistacho, confituras varias, incluso turrón de Jijona (ay, ¡cómo me gustan con turrón de Jijona!)

Realización:

La preparación es como la de una crema de mantequilla; batimos la mantequilla con el azúcar y las almendras, todo tamizado. Cuando esté bien incorporado, añadimos nuestro aroma o sabor de elección y seguimos batiendo, al menos 5 minutos a alta velocidad, para que doble su volumen.

Preparamos los macarons para rellenar, llenamos una manga pastelera con nuestra crema y vamos disponiendo en las tapas. Tapamos y reservamos hasta que nos los comamos.

Macarons

Es importante meterlos en un recipiente hermético y que pasen un par de días en la nevera, el resultado es notablemente diferente, yo no lo hacía al principio y no supe lo que perdíamos en textura y sabor hasta que conseguí reunir la paciencia suficiente para tenerlos bajo llave un par de días o tres.

Y, hasta aquí, ya avisé que no iban a haber trucos, os aconsejo probar esta receta porque, sin menospreciar otras, es la mejor que he probado incluso mejor que en muchas pastelerías donde los hemos comido en su país de origen.

Macarons

La próxima vez que los preparé serán de chocolate, a ver cuándo reúno el valor suficiente.

Muchas gracias por la visita y, como siempre os digo, comentar sin miedo aquí o en fb, jeje, y estáis invitados a un paseo devorador muy dulce por el resto del blog.

Oreos caseras

Hola devoradores!!!

Esta semana quería escribir la entrada sobre las oreos caseras, porque tengo la receta pero no encontraba el blog de donde la había sacado, pero tampoco me parecía muy bien hacerlo así sin buscar la fuente, total que no la he publicado, pero no es eso lo peor, lo peor es que en toda la semana no he encontrado el momento ni las ganas de ponerme a prepararlas y no sé porqué porque están buenísimas, jaja! Pero solo he encendido el horno en fin de semana y se me ha acumulado el horneado sin darme cuenta. Total, que yo venía aquí a deciros que os dejo el link al blog de donde saqué la receta, lo encontré después de una búsqueda a lo Indiana Jones detrás del Arca Perdida, entre no sé cuantos blogs que he visitado hasta encontrar el que me había inspirado a mí en su momento para hacer las galletitas! Son riquísimas, evidentemente muchísimo mejores que las de compra, aunque ésas ya no sé ni cómo saben porque hace años que no las como y es ¿pudiéndolas hacer en casa para qué comprarlas? ¿no?

Os dejo el link a la receta y una foto (bien cutrecilla) de la primera vez que las hice en casa, ya nunca más me ha dado tiempo para hacerles fotos, jeje!!

Oreos caseras

Espero que las disfrutéis!!!!