Baguettes exprés infalibles

PAN, PAN, PAN… Y MIL VECES PAN!!!!

¿Qué tendrá el pan que nos transporta cuando lo preparamos en casa? Al menos a mí… esas técnicas tan complicadas como son el amasado y la espera, esas herramientas imposibles de encontrar: una rasqueta, un bol y un trapo para cubrir, ingredientes tan sofisticados como agua, harina y sal, ese sentimiento cuando del horno empieza a salir el aroma del pan tostándose, volviéndose crujiente ante nuestros ojos, dejando en casa un aroma con siglos de antigüedad… ¡Cuánto me encanta hacer pan!

Baguettes

Es una de las preparaciones que más satisfacción me produce realizar, si no la que más… porque una tarta, un bizcocho, incluso un macaron… sí, bien… pero un pan crujiente, tierno por dentro, con un montón de agujeros en su masa… ¡incomparable! De lo mejor, la cara de mis peque-sobris cuando se zampan un bocata con mi pan, o cuando dos barras se comen en una sentada…

Baguettes

Como sabréis algunos, intento hacer pan bastante a menudo y voy probando recetas y sobre todo viendo vídeos y leyendo mucho, mucho… sobre harina, levaduras, amasados… de paso los reyes magos me han dejado el libro de Ibán Yarza, Pan casero y el de Dan Lepard, Hecho a mano, así que estoy en plan panarra total!

En fin, hace unos tres meses encontré esta receta de baguettes, la probé y me encantó; desde entonces no sé cuántas veces la he preparado, y siempre salen (a no ser que se te quemen, que también me ha pasado) riquísimas, pero recordad que es una receta de baguettes no de barra de pan como las que estamos acostumbrados, quiero decir que la miga es un poco más compacta que la de nuestras barras, al menos más que las barras que compro yo en la panadería.

Baguettes

Y voy a la receta, porque me lio sola y como nadie me corta pues sigo y dale y dale… ¡jajaj! Si alguien sigue ahí, voilà!

BAGUETTES EXPRÉS INFALIBLES

Ingredientes

490 gr de harina (también las he hecho con 450 gr harina de trigo y 40 gr de harina de centeno)

300 gr de agua

5 gr de azúcar

10 gr de sal

5 gr de levadura de panadería deshidratada (equivalen a 15 gr de levadura fresca)

Preparación

La preparación es muy sencilla, por algo son exprés e infalibles. Yo las preparo de dos maneras, dependiendo del tiempo que tenga o de si mi memoria funciona correctamente.

En un bol mezclamos bien todos los ingredientes y lo dejamos reposar, cubierto, durante 10-15 minutos. Según explican, este reposo sirve para que la masa se relaje y manipularla sea mucho más sencillo. Pasados estos minutos de “relajación”, untamos nuestra mesa de trabajo con una cucharadita de aceite o agua y amasamos nuestra masa durante unos 4-5 minutos; para amasarla utilizamos una técnica de lo más sencilla: estiramos la masa, sin desgarrarla para no romper el gluten, plegamos sobre sí misma y damos un cuarto de vuelta, así continuamente durante estos 5 minutos. Veréis cómo la masa va cambiando bajo vuestras manos gracias al amasado.

Después de amasar, podemos hacer dos cosas:

  • cubrimos bien el bol donde va a reposar la masa y lo ponemos en una zona cálida durante unas dos horas. En invierno es más complicado,a  veces, encontrar esta zona cálida, podéis dejar levar en el horno, lo podéis calentar a 20ºC, apagarlo y meter la masa dentro.
  • cubrimos el bol con film transparente, dejamos reposar media horita y metemos el bol en la nevera hasta el día siguiente, para hacerlo así, amasamos por la noche y así por la mañana solo nos quedará una hora u hora y media de levado. Esta forma de hacerlo viene bien porque dejamos mucho tiempo para el levado lento de la masa y además nos permite tener el pan listo por la mañana en un par de horas o dos horas y media como mucho. Lo sacaremos de la nevera a la mañana siguiente y dejaremos media horita para que tome un poco de temperatura.

Después del primer levado, ya sea en zona cálida un par de horas, ya sea en la nevera toda la noche, untamos con aceite o muuuuy poquita harina la mesa de trabajo, y sacamos nuestra masa del bol, veréis las burbujas de aire, notaréis el aroma de la levadura y la harina reposada… Aplanamos suavemente con las manos, sin hacer mucha fuerza ya que no hay que sacar todo el aire que ha ido adquiriendo la masa, y cortamos la masa por la mitad con la rasqueta o un buen cuchillo. Atención: siempre cortar la masa, NO desgarrarla.

Tomamos una mitad, la aplanamos y la plegamos sobre sí misma de arriba hacia el centro/mitad de la masa, y de la misma manera de abajo hacia el centro, presionamos en cada pliegue para que la masa no se abrá al levar y rodamos un poco la masa para darle la forma de baguette. Por último, depositamos en el molde/bandeja para baguettes y repetimos el proceso con la otra mitad de nuestra masa.

En el link de la receta original podéis ver un paso a paso con las fotos, prometo hacer las fotos la próxima vez que haga las baguettes y actualizar la entrada, porque por mucho que una intente explicarse bien una imagen vale más que mil palabras.

Cuando ya tenemos las dos baguettes formadas y en su bandeja, espolvoreamos con harina, simplemente para que el paño con el que las vamos a cubrir no se nos pegue al levar la masa. Dejamos levar una hora o una hora y media. Podéis hacerlo otra vez dentro del horno, para evitar corrientes de aire, frío y que se seque la masa.

Precalentamos el horno a 250ºC (si habéis metido las baguettes a levar dentro, sacadlas! Ya sé que parece tonto decirlo, pero a veces nos despistamos en lo más sencillo), ponemos la rejilla dentro a media altura, y colocamos un recipiente vacío en la parte inferior del horno.

Hacemos nuestros cortes a los panes, metemos las baguettes a hornear, inmediatamente vertemos medio vaso de agua en el recipiente que antes hemos puesto a calentar en el horno, para que se cree el vapor que nos dará el dorado y crujiente de nuestras baguettes. Bajar, tras diez minutos de cocción, un poco la temperatura del horno, a unos 220ºC, y después de media hora de cocción total, sacamos las baguettes y dejamos enfriar.

Baguettes

Luego ya, solo nos queda disfrutar de nuestro delicioso e infalible pan casero.

Espero que la explicación esté bastante clara, si necesitáis alguna aclaración no dudéis en dejarme un comentario y os contestaré encantadísima, o si véis algo que no está bien explicado, para poder corregir y actualizar la entrada. Haré pronto las fotos del paso a paso y actualizaré la entrada en unos días, pero no quería dejar pasar más tiempo sin publicarlas.

Baguettes

En fin, si alguien llegó hasta aquí solo puedo decirle: valiente!!! jajaja! y muchas gracias!!

Anuncios

Bizcocho de cacao y avellanas

Últimamente me ha dado por los bizcochos, no por comerlos, afortunadamente, sino por prepararlos… Siempre hay bizcocho en mi casa o magdalenas o galletas o… o de todo a la vez, para el desayuno, postre o el me apetece algo…

El otro día vi esta receta en el blog de Floruca y me pareció que tenía que ser muy bueno el bizcocho, además me quedaban unas avellanas del último viaje a Asturies así que me puse manos a la obra con el bizcocho, he cambiado algunas cosas porque el original es con café y yo no soy muy cafetera, así que decidí hacerlo con cacao y cambiar alguna cosita más. Ha resultado un bizcocho súperligero, jugoso, tierno, con un sabor delicioso.

bizcocho chocolate y avellanas

Y sin más os dejo con la receta, además de facilísima preparación,

BIZCOCHO DE CACAO Y AVELLANAS

Ingredientes

200 gr de harina

120 gr de avellanas molidas

120 gr de aceite de girasol

150 gr de azúcar glace

3 huevos

1/2 vaso de leche

1 cucharada colmada de cacao puro

1 sobrecito de levadura química

Preparación

Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde con un poco de mantequilla fundida y lo enharinamos.

En medio vaso de leche diluimos una cucharada de cacao en polvo.

En un bol batimos, a mano o con batidora de varillas, los huevos con el azúcar, durante unos minutos. Añadimos el aceite de girasol y mezclamos bien, añadiendo a continuación la leche con el cacao.

Tamizamos la harina con la levadura, agregamos a nuestra mezclar y mezclamos, por último las avellanas molidas, con cuidado mezclamos bien.

Vertemos en el molde, podemos espolvorear con azúcar, y directo al horno durante unos 40-45 minutos. Ya sabéis, pinchar para comprobar que esté bien cocinado.

No es conveniente desmoldarlo cuando aún esté caliente porque es un bizcocho ligero y frágil y se os podría partir, mejor esperar a que enfríe por completo. Yo hice lo siguiente, cuando estaba templado lo envolví con film transparente, sin desmoldarlo, y así se ha vuelto con los días (dos días, exactamente) muy jugoso, aunque ya lo era primero.

bizcocho cacao y avellanas

Como véis es una receta sencillísima, como casi todos los bizcochos, y el sabor con las avellanas recuerda al de la crema de cacao. Casi me toca hacer las fotos de memoria, porque voló enseguida!!!

Ala, ala, ahora a vuestros hornos devoradores!!

Arròs al forn (Arroz al horno)

Si hay un ingrediente típico en mi zona, más allá de las naranjas, es el arroz. Evidentemente la especialidad valenciana más conocida es la paella, pero no deja de haber otros platos tan buenos o mejores que tienen como protagonista al arroz: arroz a banda, arroz negro, arroz con bogavante…

Hoy os traigo una receta que debe tener tantas variantes como casas, cocinas y hornos hay en nuestra “terreta”. Por ejemplo, en mi casa siempre se ha hecho con panceta, bacalao y morcillas y no lo he visto así en ningún otro sitio, en el pueblo de al lado (2km) no le ponen bacalao ni panceta, sino costilla de cerdo, algunos llevan patata otros no, algunos llevan longanizas otros no…. como os digo, un mundo…

Personalmente, podría llegar a decir que prefiero el arroz al horno a la paella, no sé si porque se hace menos veces, porque tenemos paella tooooodos los domingos, por la mezcla de ingredientes… Pero si no habéis probado nunca el arroz al horno y sois arroceros, os recomiendo este plato, da igual la variante preparéis, como digo, siempre está rico, pero a mi la que más me gusta es la de mi casa, la que prepara mi madre que es el que os traigo hoy, porque las fotos son mías, la explicación también, pero la mano ejecutora fue la de mi señora madre, jajaja! Ayer estaba de vicio, ¡¡no dejamos ni las pieles de los ajos!!

Arroz horno

ARRÒS AL FORN by mi madre

Ingredientes (si sirve de orientación, esta cazuela fue para 7 personas)

Arroz (1vaso y medio)

Bacalao (fresco o desalado)

Morcilla de cebolla, normalmente es una por persona pero depende de los gustos también

Panceta

Garbanzos (que habrán estado a remojo, en su defecto de bote)

1 Tomate

1 Patata

Ajos

Agua (3vasos)

Aceite, sal, colorante alimentario

Preparación

La noche anterior ponemos a remojo los garbanzos y a desalar el bacalao (si usamos garbanzos de bote y bacalao fresco, pues nada de nada)

Precalentamos el horno abajo a 200ºC.

La preparación es de lo más sencilla, en una cazuela de barro disponemos primero el arroz (medida según los devoradores que seáis y lo que os guste comer) y seguidamente el resto de ingredientes, la panceta y el bacalao troceados, el tomate cortado en cuartos o en rodajas, los dientes de ajo partidos por la mitad (también se suele encontrar con una cabeza de ajos cortada a la mitad en el centro de la cazuela), las morcillas y las patatas cortadas en rodajas finas y los garbanzos.

Agregamos el agua (a temperatura ambiente), el doble de la cantidad de arroz que hemos puesto, un chorrito de aceite de oliva, salamos y ponemos el colorante. Y directo al horno durante 40-45 minutos. Si queréis, podéis poner el grill para dorar en los últimos minutos.

Sacamos del horno y dejamos reposar 5-10 minutos, servir y disfrutar.

Arroz al horno

Ya os habréis imaginado que no es una receta ligera, así que lo que pide después suele ser sofá y seguramente agua durante la tarde…

Les petites brioches parisiennes

La brioche parisienne  es de las más clásicas, delicadas y sabrosas preparaciones de la bollería francesa. Realmente la formación de estas pequeñas “viennoiseries” se realiza mediante dos bolas de masa, una más grande coronada por otra de menor tamaño (esa os la traeré en la próxima entrega de brioche, una receta más costosa de preparación, en cuanto a tiempos se refiere). Esta receta que os traigo hoy es más rápida, en unas 5 horas o poco más tendremos nuestros brioches listos para disfrutar.

Brioches parisiennes

Me acuerdo de la primera vez que intenté prepararlos… ¿qué sabía yo de levaduras? jajaja, los hice con levadura química, y claro aquello os podéis imaginar que era un mazacote bastante contundente, jajaja!! de ahí a ahora algo he mejorado y el resultado de este receta es un bollo tierno, jugoso, suave y esponjoso… comme il faut! claro que sí, como debe ser, jejeje!!

He usado para hornear unos moldes que tenía comprados para hacer (o intentar hacer) panettone, pero como veo que no me animo a preparlo y tenía ganas de usar los moldecitos los he usado para los brioches, por eso son con forma de bollito normal, en lugar de su típica forma.

Brioche parisienne

Y no me enrollo más, que siempre pienso que no sé que diré y al final no paro de escribir, os dejo ya la receta… si es que alguien sigue ahí todavía…

BRIOCHES PARISIENNES

Ingredientes para 10 brioches pequeños

5 huevos (4 para la masa y 1 para pincelar)

450 gr de harina de fuerza

40 gr de azúcar

40 gr de leche

125 gr de mantequilla en pomada

1 cucharadita de sal

5 gr de levadura de panadero deshidratada (15 gr si es fresca)

azúcar o azúcar perlado para espolvorear

Preparación

La preparación es muy sencilla, más de lo que pudiera parecer a priori, así que vamos con ella.

Lo primero es sacar, al menos una hora antes, los ingredientes que tengáis refrigerados: leche, huevos, mantequilla, para que todo esté a temperatura ambiente.

En un bol ponemos la harina y la levadura. Batimos un poco los huevos y los añadimos a la harina junto con la leche, el azúcar y la sal. Mezclamos, con el gancho de amasar, y cuando los ingredientes estén bien incorporados vamos subiendo la potencia de nuestra máquina hasta una velocidad media-alta. Amasaremos a esta velocidad durante unos 10-12 minutos.

Pasados estos diez minutos, bajamos un poco la velocidad de amasado y añadimos poco a poco la mantequilla para que se vaya integrando en la masa. Cuando terminemos, volvemos a darle velocidad a la máquina y amasamos durante unos 10-12 minutos más.

En este punto la masa estará lista, pero para aseguraros podéis hacer la prueba de la malla proteica, cogéis una pizca de masa y la estiráis suavemente con las yemas de los dedos, si se transparenta y no observáis “fibras” en ella tenéis la masa lista, además porque veréis que vuestra masa está suave, brillante y muy fácil de manejar, es decir, no se pega en absoluto. Es el momento de dejarla levar con calma y en un ambiente cálido. Mi truqui es encender el horno entre 20ºC y 30ºC cuando estoy acabando el amasado, lo apago cuando termina el amasado mientras compruebo que la masa está en su punto y la cubro y protejo e introduzco el bol en el horno y me olvido un rato de la masa. Normalmente, de este modo, debe levar en dos horas, si la temperatura que tenéis es más baja tardará un poco más.

Pasado el tiempo de levado, la masa estará hinchada y habrá doblado su volumen.  Con un poquito de harina sobre la mesa de trabajo, muy poca lo justo para evitar que se pegue y pueda desgarrarse la masa, vertéis la masa en la mesa de trabajo y la desgasáis suavemente, es una masa delicada, hay que tratarla con cariño. Con una rasqueta o un cuchilo cortamos la masa en porciones y la boleamos e introducimos en los moldes con la parte lisa y tensada hacia arriba. Como os he dicho estos brioches se forman con dos bolas, así que podéis hacerlo así (formando la bola más grande e introduciéndola en el molde y haciendo un pequeño hueco con los dedos  donde encajaremos la segunda bola más pequeña) o como lo he preparado yo en esta ocasión. Como moldes yo suelo utilizar flaneras, podéis usar los moldes para magdalenas (no las cápsulas de papel), en estos casos podéis engrasarlos con un poco de mantequilla para que el desmoldado sea más sencillo.

Una vez tenemos todas las bolas formadas, volvemos a cubrir y dejar levar con el método anterior al menos una hora y media. Observaréis que vuelven a casi doblar su volumen.

Precalentamos el horno a 180ºC y pincelamos nuestros brioches con huevo, espolvoreamos con azúcar blanco normal o perlado e introducimos en el horno durante 15-20minutos. Los tiempos ya se sabe que pueden variar, yo lo pongo a 180ºC y durante 20 minutos justos. Veréis cómo suben en el horno y salen dorados, tiernos y con un aroma excelente.

Brioche--parisienne

Ahora que releo parece que es mucho pero no, es una receta realmente sencilla, para estos yo empecé sobre las 4 de la tarde y a las 9’30 ya nos estábamos comiendo el primero, jejej!! En los tiempos de espera hay que estar entretenido, sacar al perro por la playa, leer un rato, ver una peli… así la espera se nos hace más llevadera…

Ahora os dejo, que tengo un brioche escondido esperándome, hasta la próxima devoradores y gracias por la visita!

Nuevo! si queréis ver cómo sería el brioche grande, en molde de brioche podéis entrar en esta foto de la página! :)