Sablés à la cannelle

Hoy os traigo una receta rápida, en cuanto a preparación y muy muy rica, ese sabor a canela suave y el aroma que te dejan en la cocina cuando las horneas….

Algunos, espero que muchos, conocéreis la receta porque la publicó Paul de El camino verde en una de sus newsletter, pero para los que se pasen por aquí por casualidad pues las dejo y además así podéis dar un salto a su blog y conocerlo y de paso suscribiros a sus boletines, siempre muy interesantes en cuanto a consejos, trucos y nuevos blogs que nos va presentando, ¡ah! y probar la receta también, ¿eh?

Estas son unas galletas que preparo bastante en casa y vuelan, literalmente, por deliciosas y ligeras y porque en mi casa cuando hay algo preparado me salen amigos por todas partes. En fin, que aquí os dejo ya con la recetilla, ¡veréis que sencilla!

sabléscannelle

Sablés à la cannelle

Ingredientes

200 gr de mantequilla fría

100 gr de azúcar

300 gr de harina

1 cucharada de canela

1 pizca de sal (generosa)

2-3 cucharadas de agua

Preparación

La realización de estas pequeñas pastas no podría ser más sencilla; en un bol mezclamos todos los ingredientes y añadimos la mantequilla cortada en dados. A continuación con los dedos, y mezclando ya todos los ingredientes a la vez, vamos deshaciendo la mantequilla hasta conseguir una mezcla arenosa. Le agregamos el agua, cucharada a cucharada, amasando bien entre cada una de ellas hasta que podamos formar una bola manejable con la masa.

Extendemos la masa con el rodillo dejándola de aproximadamente un centímetro de grosor y la cortamos con el cortador que hayamos elegido. Las disponemos en la bandeja de horno y horneamos entre 10-12 minutos (hasta que los bordes doren un poco) a 180ºC. Las dejamos enfriar sobre rejilla.

Sablés à la cannelle

Et voilà! Nuestras pequeñas y deliciosas pastas francesas están listas para el café, la merienda o porque sí!

Espero que alguno se anime a probarlas y a contárnoslo después aquí o en facebook!!

Pan de centeno

Pan, mmmm, pan!!! de trigo, centeno, maíz… de lo que sea! Hacer pan en casa es una auténtica delicia, el olor de levadura, verlo subir y ese aroma a pan recién horneado que no se puede comparar con nada.

Me encanta el pan de centeno, creo que más que el de trigo, cualquier pan que lleve mezcla de harinas tengo que probarlo! Este es el segundo pan de centeno que hago en casa y aunque se acerca mucho a lo que me gustaría que fuese, tengo que seguir probando pero está muy rico y al cortarlo me ha venido un aroma riquísimo.

Pan de centeno

No sé cuánto me he pasado buscando una receta que me parezca que va a salir buena y al final ayer entre mil recortes de revistas y apuntes encontré esta, no sé de dónde la saqué, seguramente la copié de alguna revista que no me pertenecía y no pude arrancar, jeje!

Pan de centeno

Aquí os la dejo, ha salido un pan bastante coqueto, creo yo y muy rico, con el tomatito y el café de la mañana estaba de vicio.

Pan de centeno

Ingredientes:

300 gr de agua tibia

25gr de levadura de panadero fresca

300gr de harina de centeno

200gr de harina de trigo integral

1cucharadita de cafe de sal fina

Preparación:

Muy sencillo: diluímos la levadura en el agua y la dejamos unos minutillos, mientras preparamos el resto de ingredientes.

En el bol de la amasadora o en un bol cualquiera si lo hacemos a mano, vertemos el resto de ingredientes. Añadimos el agua con la levadura y amasamos unos 3-5 minutos a máquina, a mano ya sabéis que hay que trabajarlo un poco más. Dejamos levar una hora.
Pasada esta hora le damos la forma que queremos, realizamos los cortes (yo siempre tengo miedo de cortar muy profundo y se me ha quedado ahí una cruz de quiero y no puedo, a la próxima hasta el fondo, jeje) y dejamos levar una media hora o cuarenta minutos más.

Precalentamos el horno a 210ºC, sólo abajo, introducimos el pan en el horno después del segundo levado y horneamos durante 45 minutos aproximadamente.

Sacamos del horno y ponemos a enfriar sobre rejilla.

Pan de centeno

Ya está, supersencillo, que para complicarnos la vida ya tendremos tiempo, ¿no?

Helado de avellana

Más vale tarde que nunca, ¿no?

Este año tengo heladera y le estoy sacando partido todas las semanas, no tienes que enchufar el horno, no pasas calor y encima el resultado es estupendo, así que de momento he preparado helado de chocolate, de vainilla, de turrón, de avellana y de canela.

El primero que hice fue de chocolate con cerezas, leí muchas recetas de helados y al final me decidí por probar yo misma a hacerlo a mi manera, resultado exquisito.

Helado de avellana

Me decidí por hacer una crema inglesa o pastelera (dependiendo de la maizena que me parezca ponerle en el momento) y luego la nata.

En fin, voy directamente con la receta que me lío…

Helado de avellana

Ingredientes:

500 ml de leche

200 ml de nata para montar

140 gr de azúcar blanco

40 gr de maizena

5 yemas

200 gr de avellanas (aunque tenía muy buen sabor la próxima vez le pondré más, así que unos 300 yo creo que será perfecto)

500 gr de nata para montar

Preparación:

Realizamos una crema pastelera: ponemos a hervir la leche y 200 ml de nata. A parte mezclamos las yemas, la maizena y el azúcar. Cuando hierva la leche con la nata vertemos la mitad en la mezcla de las yemas y ponemos el resto a fuego suave. Mezclamos bien y volvemos a verter la leche con las yemas en la leche que tenemos al fuergo, removemos sin parar hasta conseguir la textura de crema. Volcamos en otro recipiente y cubrimos con film transparente. Dejamos enfriar y refrigeramos en la nevera toda la noche.

Al día siguiente, picamos las avellanas. Yo quería conseguir el menor número de “tropezones” posible, así que primero las pasé por la picadora del robot de cocina, hasta que quedaron bien molidas y luego las pasé al vaso de la batidora y batí y batí como si me fuera la vida en ello (la mía y la de la batidora) y conseguí una crema sin ningún resto de grumitos de las avellanas, me quedé alucinada de lo que puede conseguir esta batidora mía, jejeje!

Ya en la batidora de barillas, vertí la crema pastelera y la batí unos segundos para que recuperará su textura. Después añadimos las avellanas bien molidas, mezclamos y añadimos poco a poco los 500ml de nata para montar bien fría. Montamos un par de minutos a alta potencia. Reservamos y preparamos el bol de la heladera. Y este proceso ya lo conocéis, dejamos mezclar a la heladera hasta conseguir la textura deseada. Vertemos en un tupper o recipientes individuales y al congelador al menos 8 horitas antes de consumir.

Sin heladera, pues lo metemos todo en un recipiente y al congelador con precaución de ir removiéndolo para que tome buena textura.

Y listo, a disfrutarlo con una salsa de chocolate, o tejas, barquillos….

Helado de avellanas

Espero que os haya gustado y os resulte interesante para probar en casa, las fotos no dicen mucho de un helado pero os aseguro que está riquísimo!