Tarta del domingo (qué sosa, no se cómo llamarla)

¡¡Hola!! Pues como os digo, os traigo hoy la tarta del domingo, porque no se qué nombre ponerle y no puedo ponerle todo lo que lleva en el nombre porque no tengo bastantes carácteres, jejeje

Tarta ganache chocolate

En verdad lo interesante de esta entrada no es la tarta en sí misma, sino el bizcocho que está genial y luego ahí ya cada cual a dejar volar su imaginación para rellenarlo. La receta la he sacado de la página de una chica italiana majísima que tiene esta recetita y otras muchas y fotos increíbles en su facebook Sweet Passion.

Así que empiezo dejando la receta de este sencillo pero excelente bizcocho o “pan di Spagna”

INGREDIENTES

Para un molde de 20cm por 10cm de alto (el mío era un par de cm más bajo y dos más ancho, espectacular igualmente)

5 huevos

150 gr de azúcar

150 gr de harina

1 sobrecito de azúcar vainillado (yo de esto no suelo tener así que le puse una cucharadita de esencia de vainilla)

1 sobrecito de levadura química

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180ºC.

Empezamos montando bien las yemas con el azúcar y la vainilla. Montar a velocidad alta al menos 5 minutos.

A parte montar las claras a punto de nieve, bien firme, e incorporar poco a poco a las yemas batidas removiendo con movimientos envolventes con espátula de silicona o madera. Cuando ya tenemos estas dos masas bien incorporadas, vamos añadiendo, del mismo modo, la harina y la levadura tamizadas y mezclar bien.

Preparar el molde bien poniéndole papel de horno o engrasandolo con mantequilla y espolvoreando con harina. Verter la mezcla y hornear durante unos 40 minutos, como siempre comprobar con un palillo antes de sacar y no abrir el horno durante, al menos, los primeros 20 minutos de cocción (yo mejor no lo abrí en todo el rato… por si acaso!)
Dejar enfriar en el molde durante unos minutos, creo que lo tuve como diez minutos o así, y pasar a rejilla.

Pan di Spagna o bizcocho

Y bueno, después del bizcocho viene el relleno.

Hubiera podido, si mi destreza en el arte del corte de bizcocho me lo permitiera, hacer tres pisos de relleno, pero como no me siento muy segura cortando (me voy de lado siempre) lo hice para dos capas de relleno.

El bizcocho lo bañe, en todas sus capas, con almíbar, para hacerlo: misma cantidad de agua y azúcar (unos 100gr de cada), hervir y dejar enfriar.

La capa inferior la cubri con una buena capa de mermelada casera, de naranjas y ciruelas rojas, de este verano, ya la usé en la Tarta dominguera y resulto buenísima, así que repetí… ¡ay! me estoy quedando sin existencias.

En la segunda capa, después de haber dejado que el bizcocho absorbiera bien el almíbar, puse crema de mantequilla (sin vainilla ni ningún aroma, solo un poco de color), os dejo también el enlace a la receta donde esta la crema de mantequilla, hoy va de enlaces la cosa…

Corte de la tarta, tal cual, sin retoques ni le quito el chocolate que se ve feucha... Me hubiera gustado probarla

Corte de la tarta, tal cual, sin retoques ni le quito el chocolate que se ve feucha… Me hubiera gustado probarla

Sobre la crema de mantequilla le puse otra capa de mermelada y la última capa de bizcocho, que también bañe con el almíbar. La puse a enfriar un rato mientras el ganache acababa de tomar la consistencia adecuada. ¡Ah! la receta del ganache:

INGREDIENTES

200ml crème fraîche (crema fresca o nata para montar, aunque la primera es mucho más grasa y el resultado es mejor)

160gr de chocolate de postres (yo utilicé uno de postres de 70% de cacao)

PREPARACIÓN

Partir el chocolate y reservar en un bol. Llevar a ebullición la crema fresca e ir añadiendo poco a poco al chocolate al tiempo que removemos hasta que el chocolate se deshaga por completo. Dejar enfriar, removiendo de vez en cuando, hasta que adquiera la consistencia necesaria para decorar y poder usar cómodamente la manga pastelera.

Para terminar, cubrir la tarta con el ganache y hacer la decoración que más nos apetezca.

Tarta ganache chocolate

Espero que os haya gustado la entradita de hoy, os recomiendo probar el bizcocho para vuestras tartas porque es que es GENIAL!!!

Como siempre gracias por aguantar todo el rollazo y ¡hasta la próxima!

Os dejo por último un trocito de degustación (me vicié con las fotos, sorry!!)

Tarta ganache chocolate

Un montón de besos!!!!

Oreos caseras

Hola devoradores!!!

Esta semana quería escribir la entrada sobre las oreos caseras, porque tengo la receta pero no encontraba el blog de donde la había sacado, pero tampoco me parecía muy bien hacerlo así sin buscar la fuente, total que no la he publicado, pero no es eso lo peor, lo peor es que en toda la semana no he encontrado el momento ni las ganas de ponerme a prepararlas y no sé porqué porque están buenísimas, jaja! Pero solo he encendido el horno en fin de semana y se me ha acumulado el horneado sin darme cuenta. Total, que yo venía aquí a deciros que os dejo el link al blog de donde saqué la receta, lo encontré después de una búsqueda a lo Indiana Jones detrás del Arca Perdida, entre no sé cuantos blogs que he visitado hasta encontrar el que me había inspirado a mí en su momento para hacer las galletitas! Son riquísimas, evidentemente muchísimo mejores que las de compra, aunque ésas ya no sé ni cómo saben porque hace años que no las como y es ¿pudiéndolas hacer en casa para qué comprarlas? ¿no?

Os dejo el link a la receta y una foto (bien cutrecilla) de la primera vez que las hice en casa, ya nunca más me ha dado tiempo para hacerles fotos, jeje!!

Oreos caseras

Espero que las disfrutéis!!!!

Soupe à l’oignon

¡Hola devoradores!

Porque no solo de dulces se vive, hoy os traigo una receta exquisita, típica francesa (país y gastronomía que adoro), y que en estos días de frío sienta de vicio. Esta sopa es absolutamente maravillosa y más si tenemos en cuenta lo sencillo de sus ingredientes, pero solo la he comido estando en Francia y siempre había pensado que era muy complicada de preparar y no me atrevía a ponerme a ello, pero la echaba de menos porque me encanta, así que esta semana me he puesto a ello, y ¡oye! es facílisima de preparar, el único problemilla es que lleva un ratito, así que hay que ponerse con al menos una horita y media para hacerla con calma.

He utilizado la receta de La cuisine de Bernard, un blog que sigo desde hace tiempo y por el que da gusto pasearse, así que os pongo la recetita pero os pasáis por allí para ver las fotos, porque tiene un paso a paso perfecto. Así que aquí os dejo solo una fotito mía porque con las de Bernard ya hay suficiente (bueno y que se me olvidó ir tomando fotos y aunque me hubiera acordado no tenía las baterías cargadas… en fin).

Deliciosa, sabor potente y te deja un buen cuerpo y unas ganas de sofá...

Deliciosa, sabor potente y te deja un buen cuerpo y unas ganas de sofá…

Pues aquí os dejo mi explicación de la recetita:

ingredientes (5-6 personas pone él en su blog, yo creo que más bien sería para unas 4, depende del acompañamiento)

500 gr de cebolla (yo le puse cebolla blanca, roja y chalotas)

70 gr de mantequilla con sal

1 cucharada rasa de azúcar (moreno)

1 cucharada de harina

2 litros de agua (o caldo de verduras)

100 ml de vino blanco seco (como no tenía le di el toque de la tierra con la misma cantidad de Mistela)

1 dadito de caldo de verduras (no es necesario si utilizamos caldo en lugar de agua)

hierbas aromáticas (utilicé laurel y romero fresco)

200 gr de queso gruyère (no miré cantidad y encima usé emmental, vamos que estoy viendo que le hice poco caso al Bernard, jeje)

sal, pimienta y nuez moscada recién molidas

pan

Preparación

En primer lugar pelar y cortar en láminas las cebollas. En una sartén o cazuela antiadherente que esté ya bien caliente deshacemos la mantequilla y añadimos las cebollas para rehogarlas bien. Es preferible utilizar la sartén antiadherente como digo porque en un descuido es fácil que se pegue alguna cebollita. Mejor fuego bajo y tenerlas tapadas durante la cocción porque así no se evapora el agua de las cebollas y ayuda a que tengan más líquido, de todos modos si veis que os quedáis sin líquido podéis agregar un poco de agua. Yo le puse sal en este momento porque ayuda a que suden más las cebollas. Y también agregue el azúcar moreno en este paso para que ayudará a caramelizar un poco las cebollas. Este paso cuesta un ratin y hay que estar pendiente de la cazuela para que no se nos peguen las cebollas o acabarían con un sabor un tanto amargo.

Cuando ya tenemos las cebollas bien doraditas, habrán caramelizado y tomado un precioso color dorado-marroncito, añadimos la harina y removemos bien y a continuación el vino, le damos unas vueltitas y vertemos todo esto en una cazuela grande y de bordes altos. Estamos en este punto fuera del fuego, añadimos el agua/caldo, removemos y a continuación salpimentamos y metemos nuestro ramito de hierbas, la nuez moscada y el dadito de caldo si estamos utilizando agua. Llevamos al fuego y a ebullición, mantenemos la tapa puesta para conservar mejor el calor, pero no hay problema en quitarla si la cazuela es un poco pequeña.

Cuando ha hervido por primera vez, bajamos el fuego y mantenemos, removiendo de vez en cuando, durante unos 45-55 minutos. En la mitad de la cocción os aconsejo probar para comprobar el punto de sal. Si cuando la probáis os resulta que está bien pero parece un pelín sosa os diría que no le añadáis más sal. ¿Por qué? Hay que tener en cuenta que esta sopa es una reducción bestial del agua que le hemos añadido a las cebollas, por tanto a medida que va cociendo el sabor se concentra y puede acabar siendo un sabor muy fuerte si nos pasamos con la sal o la pimienta, algo que no se aprecia tomando solo una cucharada o dos pero sí cuando la estamos ya degustando en mesa, por eso: ¡atentos!

Mientras la sopa está cociendo podemos ir cortando el pan unas 5-6 rebanadas, no muy gruesas, por tazón. Pasados los 45 minutos, encendemos el horno en la función grill y preparamos los tazones de sopa, que deben ser aptos para horno. Ponemos en el fondo del tazón un par o tres rebanaditas de pan y queso. Añadimos la sopa que deseemos y cubrimos con el pan y más queso (la función del pan en este punto, aparte de estar delicioso después del grill, es hacer que el queso no baje hasta el fondo del tazón y se pueda gratinar bien. Cuando los tenemos listos los ponemos a gratinar, el tiempo es orientativo, unos cinco minutos, pero depende de la potencia del grill. Os aconsejo no ponerla muy cerca de la parte superior del horno, más vale tardar un poquito más en hornear que quemar el queso, ¿no?

Y listo, así de fácil; como os digo es más cuestión de tiempo que de dificultad.

Yo la servi con una ensalada de lechuga y escarola aderezada con vinagre de manzana, ¡el contraste de sabores era exquisito!

Pues aquí os abandono, no me he enrollado mucho esta vez más allá de la receta, ¿¿eh?? jejejej!!

A disfrutar esta maravillosa sopa y… ¡cuidadín no os queméis!

BON APPÉTIT!!!

PAN sin más, sencillo y rápido

PAN!!! oh, pan… qué alimento tan maravilloso! La verdad es que quería escribir una receta sobre pan cuando hubiera estudiado un poco el tema y pudiera aportar más informaciones que la simple receta, pero es que este pan es tan sencillito de hacer (lo hago yo así que es facilísimo) y me veo que no me pongo a estudiar el tema para poder daros alguna recomendación fiable y comprobada que directamente hoy os voy a dejar la receta para este pan que si no es el pan más sencillo de hacer del mundo, andará bastante cerca.

Desde hace mucho tiempo andaba dándoles vueltas al tema de hacer pan pero no se porqué no me he decidido hasta este invierno, y cuando lo hice mi casa era una fiesta: fiesta cuando encontré la receta, como os digo superfácil, fiesta cuando abrí el armario al instante y tenía levadura deshidrata de panadería, fiesta cuando empece a amasarlo, fiestaca cuando el pan empieza a subir, y cuando lo saqué del horno mi casa se convirtió en el carnaval de Brasil conmigo lanzando confetis, cantando y bailándole al pan… ay, qué rico está y era más bonicoooo!!!!

pan

Ale, ya me he desahogado, os cuento ahora cómo hacer el pan (las fotos son del primer pan y de uno de la semana pasada que hice con harina integral).

RECETA PAN

Ingredientes:

450 gr de harina blanca o integral

1 y 1/2 cucharadita de levadura de panaderia deshidratada

1 cucharadita de azúcar

1 y 1/2 cucharadita de sal

300 ml de agua tibia

Preparación

En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal. Batir, con el gancho de amasar, a baja potencia para que se mezclen los tres ingredientes. Añadir el agua y la levadura poco a poco sin dejar de amasar. Amasar durante 4 minutos a potencia media. Dejamos la masa en el mismo bol y la cubrimos con film transparente, cubrir luego con un paño. La dejamos levar durante una hora o hasta que haya doblado el volumen. Pasado este tiempo la amasamos muy suavemente para que expulse el aire tomado durante el levado (este paso ya podemos realizarlo a mano, porque es un amasado muy suave.

Recién amasado, listo para levar

Recién amasado, listo para levar

Mitad levado

Mitad levado

Pasamos nuestra masa a una superficie enharinada y le damos la forma deseada, es una masa ideal para hacer pan redondo y hogaza. Subimos los bordes hacia arriba para darle la forma redonda, le damos la vuelta y la cubrimos con un poco de harina, muy poca es solo para que no se nos pegue el film a la masa en el último levado. Volvemos a cubrir con film, la dejamos reposar unos 30-40 minutos.

Preparado para el segundo y último levado

Preparado para el segundo y último levado

Precalentar el horno a 220ºC. Calor solo abajo. Si queréis que se dore un poquito más por arriba poner el grill suave los últimos 5 minutos.

Pasado este tiempo, hacemos las marcas al pan (proceso que a mi me está costando bastante como podéis ver en las fotos) y lo metemos al horno durante 30 minutos.

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Recién salido del horno. Integral, esponjoso y sabroso, ayss!!

Et voilà!! nuestro pan está listo. Muuuuy sencillo y rápido, no me digáis que no??

Para conservarlo yo lo cubro con un paño fino (y limpísimo, claro está), y queda bien así, pero podéis ponerlo en un recipiente hermético si lo preferís.

Este pan, por su forma y textura es ideal como tostada de desayuno, para preparar un delicioso “pa amb tomaca”… pero viene bien a cualquier hora del día, como todos los panes!

Una vez más espero que os haya gustado la entrada y si no os habéis lanzado todavía a la elaboración de pan casero, con esta receta os aseguro éxito total!!

Os dejo un enlace a un video que me tiene enamoradita, preparación de pan exprés, masa levando y volviendose loca, panes en el horno… la única pega: que no se puede oler!! http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=R6RoGq_L9j4