Tejas y Lenguas de gato, éxito asegurado!

Me lo repito cada día: “Montse, te tienes que organizar” pero por una me entra y por la otra me sale… Tengo mil cosas empezadas que no sé cuando voy a terminar pero bueno, será que no tengo tiempo!! Jajaja!!

Bueno, pues después de mucho pensar hoy os traigo un par de recetitas muy facilonas y muy riquísimas: tejas y lenguas de gato! Dos tipos de pastas o galletas muy ligeras, crujientes y sabrosas! Eso sí, cuidadín, parecen inofensivas porque son pequeñitas y tan finas pero las carga el diablo, digo que las carga de calorías a base de bien, jejeje!!

       DSCN8957

DSCN8963

Pues aquí van las recetitas,

Para unas 30 tejas
75 gr de harina

150 gr de azúcar

60 gr de almendras laminadas

3 claras de huevo (si lo hacéis con las pasteurizadas hay que contar que cada clara pesa unos 30 gr aproximadamente)

75 gr de mantequilla fundida y vuelta a enfriar

vainilla y una pizca de sal

Primero fundimos la mantequilla, hay que dejarla enfriar y que coja cuerpo de nuevo.

Mezclar la harina, el azúcar y la pizca de sal. Añadir, en tres tandas, las claras y mezclar y continuar con la mantequilla. Mezclar bien. Por último, añadir las almendras y la vainilla.

Precalentar el horno 200ºC

Con la ayuda de dos cucharas hacer pequeños montoncitos sobre una placa de horno cubierta de papel o engrasada con mantequilla. Mojamos un tenedor en un poco de leche y vamos estirando un poco los montoncitos hasta conseguir el tamaño redondito y plano de las tejas (bueno, plano antes de hornear). Si os apetecen con más almendrita, podéis ponerle unas cuantas láminas más por teja cuando ya las tengáis bien extendidas.

Horneamos durante 7-8 minutos; en cuanto las sacamos del horno, las despegamos de la placa y las ponemos bien en sobre un rodillo, o sobre botellas redonditas (lo que tengamos en casa, siempre bien limpio), para que las tejas tomen su forma de teja, claro!!

Algo así:

DSCN8949

El resultado final debe ser una cosa así, efecto teja, jijij!! (estoy de un chisposo hoy!)

DSCN8952

Lenguas de gatoooo!!

Y aquí vienen las lengüitas de gato, os pongo las dos recetitas, porque las hice el mismo día ya que son tan rápidas y sencillas de hacer y se complementan muy bien, para la hora del cafelito, el té o porque resulta que pasé por delante del plato y se pusieron todas las galletas a llamarme a la vez para que les diera un “bocao”!, jeje!

DSCN8956

Para unas 40 lenguas de gato (a mi esta vez me salieron menos; resulta que metí la primera hornada y yo las miraba y pensaba: jo, están como muy líquidas; no recuerdo yo que las otras veces me quedaran así; no cogen cuerpo… Claro!! ¿qué cuerpo iban a coger si no les había puesto la harinaaaaaaaa!? pero vamos, a mi no me pasó como al que se le olvidó la levadura y de ahí le salió la genial receta del brownie, no no… yo lo recogí todo de la bandeja y lo tiré a la basura, jeje)

Pues eso, para unas 40:

75 gr mantequilla blandita

100 gr de azúcar glace

1 cucharadita de café de extracto de vainilla

3 claras (contando unos 30gr por clara si son pasteurizadas)

100 gr de harina

Mezclar la mantequilla, el azúcar y la vainilla hasta conseguir la consistencia de pomada. Batir ligeramente las claras a punto de nieve y añadir la mezcla anterior sin dejar de remover, por último la harina.

Precalentar el horno unos 180ºC.

Preparamos una manga pastelera (lo podéis hacer manualmente pero más cómodo y práctico con la manga) e ir disponiendo la masa para crear las lenguas de gato, separadas entre sí ya que tienen a crecer bastante a lo ancho durante la cocción. Hornear unos 8 minutos a 180ºC, o hasta que los bordes empiecen a dorarse. El centro debe permanecer blanco.

Y listas! Tanto a las tejas como a las lenguas les podéis dar un toque diferente, con chocolate negro/blanco, esparciendo azúcar glace a las lenguas nada más sacarlas del horno… Como tenemos niños por casa, preparé algunas mojándolas en chocolate y luego en bolitas de colores, quedaron muy divertidas!

DSCN8959  DSCN8960

DSCN8964  DSCN8966

Ala, por si no os había alegrado bastante la vista, me despido con estos dos “angelitos”, ¿veis cómo sufren en su hora del cortadito (extradescafeinado)? Si es que no se puede vivir!! jajajaj!!

Espero que os haya gustado! Muchas gracias por leer, comentar y compartir!!! Ya sé que son muchas cosas pero es que son MUCHAS gracias!!!!

Anuncios

CARROT CAKE

Llevo como un par de meses con el carrot cake dando vueltas a mi cabeza, he leído mil recetas, visto fotos, comparado frosting… Las he visto planitas sin relleno, redondas, de un piso de tres, con decoración de zanahorias de fondant, con almendras, con nueces, recetas para cupcakes… arrrg!!! Y no podía decidirme, hasta que el sábado por fin dije: se acabó, me metí en “Cupcakes a gogó” y ala, a buscar la zanahoria… Madre mía, qué pinta tienen los cupcakes de zanahoria que tiene Belén en su blog, pero no me apetecía hacer otra vez cupcakes… así que cogí su receta e hice algún minicambio y la hice para tarta. Su receta la podéis ver aquí y la mía aquí abajo.

 

 

CARROT CAKE o cómo no querer que se acabe lo que tienes en el plato

Ingredientes (con estas cantidades he hecho una tarta en molde de 20cm de diámetro y dos capas, es decir, una de relleno)

200 gr de azúcar moreno

140gr de harina integral

60gr de nueces molidas (yo lo he hecho con el molinillo de café)

150gr de aceite de girasol

250gr de zanahoria rallada

2 huevos

1 y ½ cucharada de canela en polvo

1 cucharadita de jengibre (aunque creo que la próxima le pondré más)

2 cucharaditas de levadura

Eso sí, para la preparación he seguido a rajatabla la receta de Cupcakes a gogó, es decir: todo a saco en el bol y mezclando con alegría. Aunque primero puse la zanahoria, el aceite y el azúcar y lo deje unos 5-7 minutos para que el azúcar se fuera empezando a deshacer un poco.

Verter todo en un molde de 20cm y hornear a 180ºC durante unos 45 minutos, os aconsejo echar un vistazo pinchando con un palillo cuando lleve 35 o 40 minutos… ya se sabe esto de que cada horno calienta de una manera distinta.

Se saca del horno y dejar unos 10-15 minutos en el molde y luego pasar a enfriar sobre una rejilla.

El resultado es un bizcocho con un aroma a canela magnífico y superesponjoso y jugoso.

Ayy, el relleno, vamos con él! Crema de queso, o algo así debe llamarse; intenté hacerlo una vez siguiendo una receta de “Objetivo: Cupcake perfecto”, pero cuando fui a comprar me dije, uy, el queso light: gran error! El queso tiene que ser graso como bien dice la receta, pero yo a lo mío… Como tampoco me acabó de convencer, aunque evidentemente fui yo que hice algún error más, para esta crema me he dedicado a ir probando con las cantidades a medida que la iba preparando hasta que tuvo la consistencia que buscaba.

Así que son estas:

140gr de queso de untar graso (mínimo 23% de materia grasa,¡ toma ya!)

80 gr de mantequilla

320-340gr de azúcar glace tamizado. Esta vez han sido 340 pero creo que con 320 estará también genial, por si queréis eliminar un poquito de dulce, jejeje!

Vainilla

Mezclar todo con las varillas en un bol; se puede preparar para usar directamente o con antelación. Yo lo preparé la noche anterior, se cubre bien con film, que esté pegado a la crema o en bote cerrado, y el día siguiente lo he batido un poco a mano y listo para usar.

He partido el bizcocho en dos(como podéis ver en la foto de arriba), lo he rellenado y lo he cubierto con más crema y con nueces picadas. He usado unas 8-10 y las he picado poco a poco con cuchillo. Se puede hacer con picadora, pero quería ir viendo cómo iban quedando los trocitos, y que tenía bastante tiempo para hacerlo!

Me encanta el dorado de la piel de la nuez.

Lo he metido en la nevera y nos lo hemos comido como una hora y media después, estaba perfecto! Como os digo un bizcocho muuuuuy jugoso y la crema casa perfectamente con el sabor de la canela! Además es light… ejem, bueno, que lleva la harina integral, jijiji!!!

Espero que lo probéis porque es verdaderamente una delicia!

Tarta de vainilla a montones!!

Ayyyy, mi primer pedido!! Enseguida pensé, que no sea el último plissss!!! Jijij!!

Total que me encargaron una tartita para un cumple para el domingo pasado y ahí estuve yo casi una semana dándole vueltas a ver cómo la hacía, qué le ponía… Hombre, Montse, está claro, buttercream por todas partes! ¿Y el color?¿y de sabor? Sólo tenía una petición que no fuera de chocolate… Así que me fui a ver entre las mermeladas caseras que tenía por casa, y decidí: vainilla a saco y mermelada de ciruelas amarillas, casera y encima de ciruelas de nuestra huerta! ¿Estará bueno eso? Buf, lo estaba!!

Entre que corto un poco de bizcocho para igualar y pienso ¿estará esponjoso), lo pruebo; pruebo a ver qué tal quedó este bote de mermelada que acabo de abrir, mmmm! ¿Cómo estará quedando el buttercream? Idea genial: ya que tengo de todo me hago unos montaditos de tarta! Vaya.. que me pasé probando durante toooda la preparación de la tarta, no tengo perdón! Jajaja!!

Bueno, después de darle vueltas la decisión fue la que había sido el primer pensamiento: bizcocho de claras de toda la vida, el de la Tarta dominguera, con mucha vainilla, buttercream de vainilla y la mermelada, aysss!!

Así que súperfacilona de hacer, como casi todo lo que hago que no es bueno complicarse la vida y sale riquísimo igualmente!

Hice un bizcocho gigantesco, el doble de las cantidades de la receta y el triple o más de la de buttercream, más vale que sobre que no que falte, no??

Metidita en su caja, lista para dejarme!

El bizcocho lo parti en tres discos, en la base: mermelada y buttercream. Le puse el otro bizcocho encima y, como antes, almíbar sin piedad y otra crema que me dio por hacer: buttercream, con almendra molida y mermelada, bien extendidito por encima y cubrir, más almíbar y el buttercream.

Era la primera tarta que hacía así, con lo cual entre los que llevaba de antes y los que vi para poder decorarla no se si no vería más de 100 vídeos diferentes para no pifiarla mucho durante la decoración que suele ser donde estropeo las cosas, jejeje!

En fin, el resultado a mi personalmente me encanto, me decanté por esta decoración porque me parece sencilla y súperbonita, así que espero que os guste también!!

Me flipe tanto con el pedido que le hice hasta etiqueta, jajaja!!

Receta buttercream (hay muchísimas… pero ésta la aprendí a hacer en un cursito en Francia y no la abandono porque me parece maravillosa)

250 gr de azúcar glace (siempre mejor tamizarla primero)

80 gr de mantequilla, que esté blandita

25 gr de leche

Esencia. En este caso yo le puse vainilla, pero generalmente la uso siempre sin esencia, tiene un sabor genial!!

Para la crema del segundo bizcocho realmente no tengo medidas, porque fue en plan: mmm, esto con esto, y si luego le pongo esto… vaya, está bueno! Lo uso!

Pero os digo que le puse buttercream, como tres o cuatro cucharadas, almendra molida (es posible que fueran unos 40-50 gr, parece poco pero es solo para una capa y además el bizcocho también lleva almendra) y mermelada hasta que la consistencia sea bien cremosa y pueda penetrar un poco en el bizcocho.

Ah, y el almíbar lo más fácil: 100 gr de agua, 100 gr de azúcar y poner a calentar hasta la disolución del azúcar. Al apagar añadirle una cucharadita de vainilla.

 

 

En las catas que fuimos haciendo sobre la marcha nos parecía que estaba buenísima, y creo que los que la disfrutaron pensaron lo mismo! (o eso espero ;-))

Ensaimadas de hojaldre, ñam!

Fácil, fácil y rico, riquísimo!

Estas ensaimadas son las que de repente te da por hacer porque tienes un deseo irrefrenable de algo dulce o para una meriendita de peques o porque sí una tarde para darte el gustazo de algo superbueno y fácil, con un cafelito, un té o un cacao calentito ahora que ya empiezan a apetecer!

En fin, las que veis en las fotos son de cabello de ángel (hecho en casa también), pero también las he preparado de mermelada y mismo resultado: ñami, ñami!!

Así que los ingredientes son de lo más sencillo:

1 placa (o dos o tres, todas las que queráis) de hojaldre

Azúcar moreno

Y el relleno: cabello de ángel, crema de cacao, mermelada, miel con pasitas y almendras, crema pastelera… mmm, que me pierdo!

Y si los ingredientes son sencillos no os quiero ni contar la preparación.

Extendemos la placa de hojaldre y la dejamos sobre el mismo papel que lleva, podéis pincharla un poco, pero tampoco es necesario. Le aplicáis el relleno, generosamente, no hay que ser tacaños en este paso! Y luego con cuidadín de no apretar más de un lado que de otro o dejar el centro sin presionar un poquito, vamos enrollando desde muy pequeño toda la masa de hojaldre. Lo de cuidadín viene también para el momento: ¡Se me sale todo por un ladooo!

Una vez esté enrolladita la masa le espolvoreamos un poco de azúcar moreno por la superficie, pasarle las manos para que quede pegado a la masa.
Con un poco de film transparente, cubrimos el rollo que hemos preparado y lo ponemos un rato en la nevera, para que vuelva a tomar temperatura fresquita, unos diez minutos o así bastarán.

Durante este tiempo podéis poner a calentar el horno a unos 180ºC. Sacáis el rollo de la nevera, desenvolver y listo para cortar. Haced unas tiras de un centímetro y medio o dos, más o menos. Las disponéis en una placa de horno con papel vegetal y se pintan con una yema de huevo. Y al horno!!

Unos 20 minutos o hasta que veáis que están bien doraditas!

Lujazo de los buenos!!